La agencia Moody’s aseguró que la perspectiva del 2019 para el sistema bancario de América Latina es Estable, con una recuperación del crecimiento que ha ayudado a estabilizar el entorno operativo, a medida que disminuye la incertidumbre política.

México no es la excepción. En este caso específico, la calificadora detalló que el sector tiene fundamentos sólidos que lo posicionan para soportar posibles cambios en las políticas.

En este punto, subrayó que la calidad de los activos se mantendrá estable, respaldada por una suscripción prudente, préstamos diversificados y una buena cobertura de reservas.

Aunado a ello, expuso que las altas tasas de préstamos y los depósitos de bajo costo respaldan una sólida rentabilidad.

Para toda la región, la calificadora enfatizó que el crecimiento económico respaldará la estabilidad de la calidad de los activos y el crecimiento de los préstamos; además de que el mayor aumento de financiamientos y los bajos costos operativos y crediticios sustentarán una alta rentabilidad.

“El crecimiento económico estable ayudará a respaldar el entorno operativo de los bancos en América Latina, manteniendo los niveles de mora sobre préstamos bajo control en la mayoría de los países,” puntualizó Felipe Carvallo, vicepresidente de Moody’s.

Agregó que los costos de crédito contenidos, el alto nivel de eficiencia y el mayor crecimiento de préstamos respaldarán la rentabilidad y el capital.

“Adicionalmente, el amplio fondeo a través de depósitos proporciona una sólida base para el crecimiento de préstamos y protege a los bancos de la volatilidad de mercado”, enfatizó.

Moody’s refirió que el crecimiento del PIB en la región mejorará los niveles de empleo, la actividad corporativa y la demanda interna, lo cual impulsará un aumento de la demanda de préstamos corporativos y de consumo.

Expuso, por ejemplo, que Brasil seguirá registrando una recuperación económica, mientras que el crecimiento se mantendrá estable en otros países. Sin embargo, resaltó que la economía de Argentina seguirá siendo un caso atípico en la región, con altos niveles de inflación y una contracción de su PIB.

Según la calificadora, la rentabilidad de los bancos latinoamericanos seguirá siendo fuerte.

Beneficio para México por tasas altas

“Los activos de mayor rendimiento y de mayor riesgo, junto con los ingresos por comisiones, beneficiarán las ganancias en Brasil y Chile, mientras que México se beneficiará de tasas más altas. Adicionalmente, la dependencia de fondeo de mercado y en moneda extranjera seguirá siendo baja, incluso a medida que la liquidez se reduce ante la recuperación del crecimiento de los préstamos”, enfatizó.

Inversión digital y la amenaza fintech

Moody’s mencionó que la inversión que están realizando los bancos de la región en el tema digital contrarresta la amenaza fintech, donde este ecosistema ha tenido un repunte importante, sobre todo en México y Brasil.

Esto, señaló, da los bancos una fuerte ventaja competitiva, además de que el marco regulatorio facilitará el surgimiento de nuevos participantes y fomentará la competencia.

“Las fintech han logrado avances en el procesamiento de pagos, pero la penetración en los préstamos sigue siendo baja”, destacó.

La agencia refirió que, de acuerdo con Finnovista, hoy hay 404 fintech en Brasil, 273 en México, 148 en Colombia, 116 en Argentina, 57 en Chile y 47 en Perú.

Asimismo, comentó que los costos de ciberseguridad que están realizando los bancos forman parte relevante de sus gastos operativos.