La empresa Clip lanzó al mercado su nuevo dispositivo Clip Pro, que permite recibir pagos con 30 métodos diferentes en establecimientos del país. Desde su inicio de operaciones, Clip se planteó democratizar el acceso al sistema financiero y reducir el uso de dinero fiduciario en México.

En entrevista con El Economista, Juan José Galnares, vicepresidente comercial de Clip, explica cómo la compañía, por medio de su portafolio de productos, avanza hacia su objetivo: “quitar mercado al dinero físico” para lograr en México una verdadera inclusión financiera.

Motivo de su crecimiento

De acuerdo con la empresa, Clip ha crecido de forma exponencial y en pocos tiempo ha ganado usuarios en todo el país, con excepción de algunas zonas desérticas y de selva. Esto llevó a que recientemente el banco japonés SoftBank decidiera invertir 20 millones de dólares en el proyecto.

Galnares asegura que su rápida evolución se debe a que ayudan a resolver la necesidad que tiene el país de un sistema de cobros sencillo que a la vez es útil. “Nuestro nuevo producto, por ejemplo, permite que los negocios ahorren tiempo en trámites para obtener una terminal, además de la gran inversión que conlleva obtener un solo sistema de pago. Nosotros damos 30”.

La información para la presentación del Clip Pro, que corrió a cargo del CEO de la compañía, Adolfo Babatz, detalló que el producto se adquiere con pagos de 333 pesos por 12 meses. En contraste, de acuerdo con la investigación de la empresa, tramitar una terminal de un banco implica invertir 120 días y 24,276 pesos al año, sin siquiera hacer una transacción.

¿Un unicornio mexicano?

La inversión de SoftBank en la compañía se suma a comentarios positivos que, según Babatz, hizo JP Morgan sobre lo fácil que es utilizar su sistema. Ante el interés que ha despertado entre firmas multimillonarias, la empresa busca afianzarse como líder del sector.

Sobre la posibilidad convertirse en el primer unicornio mexicano y salir al extranjero, ambos directivos dijeron por separado que hoy los objetivos de la empresa se mantienen en México. “Si algún día llegamos a esas alturas, será consecuencia de una lucha por la inclusión financiera en México que es nuestro principal objetivo”, explicó Babatz.

Galnares destacó el valor del mercado que quieren abarcar: “Hoy en día cuantificarlo es muy complicado. Son millones y millones, pero sin mencionar cantidades, tomemos en cuenta que en México hay alrededor de 11 millones de establecimientos y sólo un millón utilizan métodos de pago electrónicos. Nosotros queremos que tres o hasta cuatro de cada cinco sean Clip”.

CoDi y Criptoactivos

Ante la llegada de CoDi, método de pago electrónico creado por el Banco de México, Galnares dijo que no representa una competencia para sus productos, debido a que puede adoptarse por Clip: “Todos los métodos de pagos que se hagan populares entre la población los adoptaremos para que en cada vez menos establecimientos se use el dinero físico. Esto no sólo ayuda a los pagos, también combate la inseguridad”.

Mientras CoDi no tiene costos por comisión, Clip los tiene y se mantendrán con este producto como parte del esquema de negocio de la empresa.

Acerca de las criptomonedas, que en los últimos años crecen como método de pago entre sectores muy específicos de la población, Galnares explicó que no es imposible que sean incorporadas a los pagos que acepta Clip, pero por ahora su uso no se ha generalizado lo suficiente.

[email protected]