Durante la última reunión plenaria del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), celebrada hace algunos días en París, Francia, este organismo remarcó el riesgo que representan para el sistema financiero las deficiencias tanto de Corea del Norte como de Irán respecto a su lucha de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

De acuerdo con los resultados de dicha reunión, la última bajo la Presidencia de Argentina encabezada por Santiago Otamendi, tanto Irán como Corea del Norte tienen deficiencias estratégicas que pueden representar un riesgo para el sistema financiero internacional.

“A fin de proteger el sistema financiero internacional de los riesgos de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo y fomentar un mayor cumplimiento de los estándares de prevención, el GAFI identifica jurisdicciones que tienen deficiencias estratégicas y trabaja con ellas para abordar aquellas que plantean un riesgo para el sistema financiero internacional”, explicó el organismo multilateral.

El GAFI consideró un fracaso el manejo de la lucha antilavado y de financiamiento al terrorismo de Corea del Norte y reafirmó su llamado, del 25 de febrero del 2011, respecto a que todas las jurisdicciones aconsejen a sus instituciones financieras prestar atención a las relaciones y transacciones con Corea del Norte, incluidas sus empresas e instituciones financieras

“GAFI llama a sus miembros e insta a todas las jurisdicciones a aplicar contramedidas efectivas y sanciones financieras específicas de acuerdo con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para proteger a sus sectores financieros contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo y el riesgo de proliferación de armas de destrucción masiva”, refiere el comunicado del organismo.

Para el GAFI es preocupante la amenaza que representan las actividades de Corea del Norte relacionadas con la proliferación de las armas de destrucción masiva así como sus métodos de financiamiento.

Debido a ello, el GAFI hizo un llamado para que las naciones miembros de este organismo tomen las medidas necesarias para disminuir su relación con el país liderado por Kim Jong-un.

“Las jurisdicciones deben tomar las medidas necesarias para cerrar las sucursales existentes, subsidiarias y oficinas de representación de los bancos de Corea del Norte dentro de sus territorios y terminar las relaciones de corresponsalía con los bancos de aquel país”, detalló el GAFI.

Cabe recordar que en marzo del año pasado el sistema de transferencias internacionales SWIFT anunció la expulsión de su red de los bancos norcoreanos, debido a la postura nuclear de este país.

Asimismo, en septiembre del 2017, Estados Unidos anunció sanciones contra ocho bancos norcoreanos acusados de alimentar financieramente el desarrollo del programa nuclear de aquel país.

Irán queda a deber

Respecto a Irán, el GAFI remarcó que aunque ha habido intentos de este país por fortalecer su lucha antilavado y de financiamiento al terrorismo, todavía queda a deber.

“GAFI está decepcionado con el fracaso de Irán de implementar su plan de acción para abordar sus importantes deficiencias de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo”, detalló el organismo.

Para éste, es necesario que las instituciones financieras de otras naciones apliquen la debida diligencia respecto a las relaciones que se tienen con Irán.

“Hasta que Irán implemente las medidas necesarias para abordar las deficiencias identificadas en el plan de acción, el GAFI seguirá preocupado por el riesgo de financiamiento al terrorismo que emana de Irán y la amenaza que esto representa para el sistema financiero internacional”.