La Asociación de Bancos de México (ABM) considera preocupante la exigencia que el Banco de México (Banxico) plantea, de cubrir de forma automática, sin ninguna verificación de por medio, aquellos cargos no reconocidos por los clientes de tarjetas de débito que hayan sido realizados durante las 48 horas previas al aviso que éstos presenten sobre robo o extravío del plástico.

Hace unas semanas, el banco central puso a consulta pública cambios a la regulación en la materia, que, entre otras cosas, establece que los usuarios de tarjetas de débito deben tener la misma protección que los de tarjetas de crédito, pero también medidas más fuertes de autenticación de las operaciones.

En este sentido, la ABM realizó sus comentarios al proyecto y reitera su compromiso de asistir y proteger a sus clientes ante eventos sensibles como cargos no reconocidos por robo o extravío de tarjetas, además de que reconoce y acepta la responsabilidad que, en su caso, pueda recaer en las instituciones por cargos indebidos en las cuentas de los clientes.

“Sin embargo, se considera preocupante la exigencia de cubrir de forma automática, sin ninguna verificación de por medio, aquellos cargos no reconocidos por los clientes que hayan sido realizados durante las 48 horas previas al aviso que se presenten sobre robo o extravío de tarjetas”, señala.

El gremio bancario explica que el volumen de tarjetas de débito representa ocho veces el de las tarjetas de crédito, por lo que la obligación de responder de forma automática por cargos realizados antes del aviso representa un riesgo con posibles impactos que, con el fin de mitigarlos y prevenirlos, implicarían un aumento en el costo de los servicios relacionados con las cuentas de depósito y, a su vez, resultaría en un impacto negativo en los esfuerzos de inclusión financiera.

De igual forma, en sus comentarios detalla que se trata de un riesgo variable de difícil cuantificación, toda vez que, a diferencia de las tarjetas de crédito, que cuentan con un límite de financiamiento establecido por la propia institución, el monto en las de débito sería 100% del saldo de la cuenta, además que al tener el cliente la libre disposición de los recursos, no existen mecanismos para hacer contracargos en la cuenta, en caso de reclamaciones improcedentes.

La ABM también refiere que depositar los recursos en la cuenta del cliente implica un riesgo real de pérdida para las instituciones de crédito, pues se puede disponer del dinero forma inmediata, sin estar obligado a reponerlo posteriormente en caso de que reclamación no proceda.

Además no existe una obligación contractual que obligue a restituir los montos retirados, como sí sucede en el caso de las tarjetas de crédito. Ello, dice la ABM, representa un incentivo para el uso abusivo de la figura.

“Se solicita eliminar el plazo de dos días hábiles bancarios para realizar el abono establecido, debido a que no es posible para los bancos contar con los elementos necesarios para determinar si los cargos fueron efectivamente realizados de acuerdo con el aviso del cliente”, expone.

Agrega: “Se considera necesario eliminar esta obligación para los bancos, debido a que generaría afectaciones importantes en riesgos para las instituciones. El banco central debe considerar que el volumen de tarjetas de débito colocadas en el mercado representa ocho veces más que el de tarjetas de crédito, lo que significa que el volumen de reclamaciones sea proporcionalmente más elevado que en las tarjetas de crédito”.

La ABM también señala que la propuesta del Banxico establece las mismas reglas para los casos de robo o extravío y a la reclamación de cargos, por lo que, en beneficio de los usuarios, solicita distinguir las acciones que deberán llevar a cabo los bancos en caso de aviso de robo o extravío de tarjetas de débito y no confundirlo con otras reclamaciones.

[email protected]