Si México busca mejorar su sistema de pensiones a través de una reforma, es necesario que no tarde más y que genere expectativas realistas sobre el monto de la pensión que recibirá el trabajador y los años de cotización que debe registrar, recomendaron expertos que formaron parte de la discusión en las reformas de pensiones que se hicieron en Chile y Perú.

Augusto Iglesias, coordinador de la reforma provisional del gobierno de Chile, indicó que actualmente la reforma que está a punto de culminarse en su país busca incrementar las aportaciones de ahorro para el retiro de 10 a 14%, de manera gradual y en un periodo de ocho años.

Del total de las aportaciones, 10% será destinado a las administradoras de fondos de pensiones (AFP) —un símil de las afores— y 4% a un fondo estatal.

Reconoció que, si bien es un incremento significativo, ello se debe a que no se hicieron cambios en el sistema cuando se tenían que hacer. Por ello, insistió en que México no puede aplazar más su reforma en pensiones.

“Entre más se demoren en hacer estos cambios, mayores serán los ajustes que tengan que hacer, y eso hace más complicada la discusión”, expuso durante su visita a México para participar en la Cuarta Convención Nacional de Afores.

Mencionó que en el caso de Chile, si bien se subieron las aportaciones, el sector privado exige que se suban más, pues 14% no es suficiente para garantizar una pensión digna.

Lo anterior ha generado más tensión en la discusión, pues están los que defienden el esquema de las AFP y los que quieren regresar al sistema de reparto, expuso.

Iglesias comentó que Chile vive una situación muy similar a la de México, en la que la expectativa de vida va en aumento y la tasa de natalidad cae, con una baja densidad de cotización; es decir, los trabajadores cotizan poco porque pasan gran parte de su vida laboral en el sector informal.

“Se generó esta brecha de expectativas y no hicimos los cambios a tiempo. La expectativa de vida que tenemos ahora es la que teníamos cuando hicimos la reforma en 1980 y pues todo esto ha cambiado”, comentó.

Otro aspecto que recomendó a México es que la industria de las afores se debe ganar la confianza de los trabajadores: “Mirando lo que está pasando en Chile, México puede ver su propio futuro y puede corregir los errores que cometimos”.

Elaborar un documento estadístico de pensionados

Giovanna Prialé, presidenta de la Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones en Perú, expuso que en su caso la reforma a la ley 95.5, la cual permite que cuando los afiliados cumplan 65 años podrán elegir si perciben la pensión que les corresponda o solicitan a la AFP la entrega de 95.5 % del fondo disponible de su Cuenta Individual de Capitalización, mientras que 4.5% será transferido para los servicios de salud.

“En Perú coexiste el sistema público y el privado de pensiones. En el primero sí se tiene la pensión mínima y en el privado no.

“Ahí, tenemos una diferencia, porque si una persona aportó 20 años en el sistema privado y al momento de pensionarse no alcanza un buen retiro no tiene derecho a una cobertura de Estado, con lo que su pensión sería ínfima.

“Ésa es una deficiencia con la que nace el sistema privado de pensiones y por eso es importante que en México se considere que cada realidad es completamente diferente, y en función de ello hacer una propuesta”, dijo.

Recomendó que se haga una base de datos estadística emitida por algún regulador o grupo de expertos que sirva de base para la reforma, pues fue algo que no se hizo en la reforma en Perú, lo cual ha complicado también su sistema de pensiones.

“Cuando hacemos un análisis de política pública, debemos ser muy cuidadosos, mirar la estadística micro, porque esa estadística refleja el objetivo de una reforma de pensiones. Elaborar un documento así en Perú nos costó dos años, y lo hemos circulado entre organismos internacionales y realmente creemos que estas herramientas son importantes antes de plantear una reforma de pensiones”.

“No se trata de tomar posturas ideológicas, sino de revisar la historia. Los sistemas de reparto son inequitativos. Miremos el sistema de pensiones en la perspectiva correcta y considerando la alta informalidad y la baja densidad de cotización”, concluyó.

En México, una vez que se promulguen los cambios a la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, iniciará un proceso para delinear la reforma en pensiones que tendrá el país. Para ello, se creará un grupo de expertos en materia de seguridad social, pensiones y jurídicos, para que puedan hacer una propuesta integral de lo que más le conviene al país en su sistema de pensiones.

[email protected]