Para solventar los daños que se generen por posibles sismos en el país, el gobierno federal renovó por quinta vez el bono catastrófico por una cobertura de 260 millones de dólares, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

“El bono tendrá una vigencia por dos años (...) Los recursos de la cobertura se destinarán al Fondo de Desastres Naturales (Fonden), los cuales son utilizados para dar atención a situaciones de emergencia y reconstrucción en infraestructura pública y viviendas en situación de pobreza”, expuso en un comunicado.

La dependencia explicó que dicho bono se divide en dos subcoberturas. La primera cubre hasta 100 millones de dólares y se activará con sismos de intensidad moderada, desde 7.0 grados en el centro del país y la segunda cubrirá hasta 160 millones de dólares y se activará con sismos más intensos, desde 7.4 en el centro del país.

Con respecto a sismos con epicentro en las costas del país, expuso, la cobertura tendrá activación con sismos de magnitud de 7.9 grados o mayores.

“Ambos bonos se adicionan, por lo que en caso de que se presente un sismo de gran intensidad, los montos máximos de recuperación podrán ascender hasta 260 millones de dólares”, indicó.

CAMBIAN GRADO, TRAS SISMOS DEL 19-S

Anteriormente, el gobierno federal contrataba o renovaba los bonos catastróficos para cubrir daños que se generaran por sismos que fueran de 8 o mayor grados.

Pero, debido a que el temblor del pasado 19 de septiembre de 7.1 grados dejó grandes afectaciones en infraestructura y vivienda, se cambió este nivel, pues en ese momento dicho bono no se pudo activar.

“La activación del bono depende del lugar del epicentro y de la magnitud del sismo y no de dónde se tengan mayores afectaciones”, expuso en su momento Fernando Galindo, subsecretario de Egresos de Hacienda.

El año pasado, el bono catastrófico sólo se activó para el sismo que ocurrió el 7 de septiembre, porque cumplió con la magnitud y el epicentro del contrato y los recursos se entregaron a Oaxaca y Chiapas.

Por este bono catastrófico, el gobierno federal recibió una indemnización del Banco Mundial de 2,700 millones de pesos.

En el caso de la Ciudad de México, Morelos y Puebla no se activó a pesar de los daños que se tuvieron en infraestructura y vivienda; para ello se ocuparon recursos del Fonden.

INDEMNIZACIÓN

La Secretaría de Hacienda remarcó que, en caso de que se active este bono en el periodo mencionado, el pago de indemnizaciones se llevará a cabo con base en los parámetros de intensidad, ubicación y profundidad del epicentro.

Estos parámetros serán verificados por una agencia internacional independiente, sin necesidad de requerir la valuación de daños para determinar el monto a indemnizar.

Comentó que la renovación del bono catastrófico de México generó el interés y la participación de 33 inversionistas globales especializados, incluyendo fondos de pensiones, fondos de inversión alternativa, reaseguradores y aseguradoras.

La colocación presentó una sobredemanda de 206% al monto ofertado, lo cual favoreció una disminución en la prima de riesgo, logrando una prima ponderada total de 4.71 por ciento.

El bono catastrófico Alianza del Pacífico se diseñó en conjunto con los miembros de la Alianza, conformada por México, Chile, Colombia y Perú.

El Banco Mundial participó como asesor técnico en el diseño del instrumento y como emisor de la transacción. El instrumento conjunto fue emitido mediante la plataforma del Programa de Emisión de Deuda Global para emisión de Bonos, a cargo del Banco Mundial.

[email protected]