De manera recurrente, los bancos y otros intermediarios financieros regulados solicitan al Banco de México (Banxico) que les sean autorizadas comisiones nuevas o incrementos a las ya existentes. Sin embargo, en los últimos dos años la mayoría de las que han pretendido incrementarse ha sido rechazada.

En su Informe Anual de Cumplimiento de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros, el Banxico precisa que en el 2015 se buscó incrementar 13,489 comisiones de productos ya existentes, pero 9,498 (70.4%) fueron rechazadas y 3,991 (29.6%), aceptadas.

Alrededor de 30% de los rechazos ocurrió porque las solicitudes no fueron consistentes con un comportamiento competitivo por parte de las entidades. El resto de los rechazos ocurrió por errores en el procedimiento de registro , detalla el organismo.

Precisa que ese mismo año también se pidió dar de alta otras 5,776 comisiones para productos nuevos, de las cuales, 4,079 (70.6%) fueron rechazadas y 1,697 (29.4%), aceptadas; en tanto, sólo en 894 se pidió una reducción de la comisión o la baja del producto.

Para el periodo enero-octubre del 2016 bancos u otros intermediarios financieros regulados han buscado modificar 6,876 comisiones. En casi 4,000 de éstas se buscó un alza, pero 2,575 (64.4%) fueron rechazadas y 1,423 (35.6%), aceptadas. Alrededor de 30% de los rechazos ocurrió porque las solicitudes no fueron consistentes con un comportamiento competitivo por parte de los agentes , subraya el Banxico.

Al mismo tiempo se intentaron crear, en el 2016, 2,392 comisiones para productos nuevos, pero 1,404 (58.7%) fueron rechazadas y 988 (41.3%), aceptadas. Asimismo, en lo que va del presente año hubo sólo 486 solicitudes para reducir comisiones existentes o dar de baja el producto.

Devolución de comisiones que no se usen

El Banxico recuerda en el documento que a partir del 1 de enero del 2017, los bancos y otras instituciones financieras reguladas estarán obligados a devolver a los usuarios que cancelen un servicio la parte proporcional de las comisiones que hayan sido cobradas de manera anticipada, por el periodo no utilizado de dicho servicio.

(Por ejemplo) si el 1 de enero se paga una anualidad de 600 pesos por una tarjeta de crédito y el usuario la cancela el 1 de septiembre, la institución debe devolver la parte proporcional del año que representan los 121 días en los que no se utilizará la tarjeta. Esto es equivalente a 198.9 pesos , menciona.

En el documento, precisa que esto impactará en las comisiones que se cobran por adelantado, por un servicio que se va a proveer a lo largo de un periodo determinado de tiempo mayor a un mes.

Se han identificado 721 comisiones asociadas a 495 productos bancarios que podrían ser afectadas por esta restricción. Tal vez el caso más destacado en este tipo de comisión lo constituye la anualidad que se cobra en el servicio de tarjetas de crédito. A septiembre del 2016, había 30.8 millones de tarjetas de crédito vigentes, lo cual revela el impacto potencial de esta regulación , puntualiza el Banxico.

El organismo central destaca que esta modificación a la regulación correspondiente, que entrará en vigor en unos días, elimina una barrera a la movilidad e incentiva una mayor competencia por clientes entre las instituciones financieras reguladas.

eduardo.juarez@eleconomista.mx