Jeremy Rifkin, asesor de grandes líderes como la canciller alemana Angela Merkel o el primer ministro chino Li Keqiang combina su papel de asesor político con su trabajo de investigación y divulgación de los cambios tecnológicos, sociales y financieros, tarea que le ha llevado a escribir El Green New Deal Global, libro en el que presenta una hoja de ruta para la cada vez más urgente transición ecológica.

Rifkin, autor de libros como El fin del trabajo, que abordaba en 1995 el desempleo por la automatización, propone en El Green New Deal Global un plan práctico y urgente para abandonar la economía del combustible fósil y enfrentar el cambio climático.

Si bien el Green New Deal se ha convertido en una sensación de la noche a la mañana dentro de los círculos activistas, también está ganando peso como movimiento paralelo dentro de la comunidad empresarial global y va a sacudir los cimientos de la sociedad en los próximos años se plantea en el libro, donde el autor señala que los sectores clave que conforman la infraestructura de la economía mundial se están desvinculando rápidamente de los combustibles fósiles y están apostando por las energías solar y eólica.

El autor aborda estudios recientes que han dado la voz de alarma sobre la posibilidad de que el abandono de las viejas energías del siglo XX por las nuevas energías verdes más baratas del siglo XXI dé lugar a un billón de activos varados, creando así una burbuja de carbono que probablemente explote en 2028 y llevaría al colapso de la civilización de los combustibles fósiles.

El mercado, dice Rifkin, ya está dando señales de dicho cambio y cada gobierno tendrá que seguir al mercado o enfrentar las consecuencias. Los gobiernos que lideren la ampliación de una nueva infraestructura verde con cero emisiones de carbono y creen nuevas oportunidades de negocio, así como el empleo que las acompañan, se mantendrán a la vanguardia.

Los demás estarán condenados

El autor plantea que estamos ante una emergencia global; en medio de la sexta extinción masiva de la vida sobre la Tierra, dice. Con esta demoledora afirmación, recuerda lo que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPPC, por sus siglas en inglés) ya advirtió en 2018: que las temperaturas planetarias aumentan a ritmos descontrolados y que, si se cruza el umbral del incremento de 1.5 grados centígrados, los efectos del cambio climático serán devastadores e irreversibles.

Según el organismo científico de Naciones Unidas, nos quedan 11 años para evitar que la catástrofe climática se perpetúe. Rifkin cree que "todavía estamos a tiempo" y se aferra a ese margen: no solo sostiene que seremos capaces de evitar nuestra propia extinción, sino que, además, considera que la lucha a favor de la descarbonización de las economías será una transición rentable.

Foto: Cortesía Editorial Booket