El expresidente, Ernesto Zedillo, reconoció que durante su administración ejecutó una política equivocada en materia de drogas, ya que consideró que el prohibicionismo genera violaciones a los derechos humanos.

“Yo tuve la responsabilidad y yo seguí una política equivocada”, dijo durante la presentación del informe Regulación Global de Política de Drogas.

Y agregó: “¿Qué ha pasado con las políticas prohibicionistas, basadas en la prohibición, en la criminalización, en la represión? Y cuando empezamos a juntar la evidencia de muchos países, obviamente el resultado fue devastador, porque después de ver la evidencia concluimos que esas políticas habían fracasado rotundamente, y prácticamente en todos los lugares en que se han aplicado”.

Zedillo expuso que no sólo en México, sino en los demás países donde se establecieron estas políticas, se crearon “peores problemas de salud pública” y “terribles” violaciones a los derechos fundamentales a los usuarios de drogas.

En este sentido, entre las primeras recomendaciones que hizo la Comisión Global de Política de Drogas estaba acercarse a la problemática desde el ángulo de la salud pública.

En su oportunidad, César Gaviria, expresidente de Colombia, expuso que la regulación de las drogas no implica dejar de combatir a los cárteles del crimen organizado, ya que es la prohibición lo que ha generado el mercado ilícito.

“La prohibición ha sido una pesadilla, para México, para Centroamérica, para Colombia, en términos de muerte y del enorme daño que ha causado al tejido social, y la corrupción que ha propiciado en nuestros países”, dijo.

El exmandatario colombiano afirmó que a la fecha, las políticas prohibitivas no han funcionado en ningún país, por lo que llamó al gobierno de México a tomar el control del mercados de drogas, a través de una regulación responsable.

politica@eleconomista.com