Expertos consideraron que el Entendimiento Bicentenario por la Seguridad, Salud Pública y Comunidades Seguras que acordaron el viernes México y Estados Unidos para poner fin a la Iniciativa Mérida, no significa un viraje en materia de cooperación.

El director del Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, Francisco Rivas, dijo que el Entendimiento Bicentenario, “no es un acuerdo internacional, es una declaración de hechos e inspiración de hacer cosas, pero el documento que presentaron no garantiza absolutamente nada hasta el momento”.

“No permite entender qué va a suceder. Hay algunas buenas aspiraciones, pero no son muy diferentes de que lo que se tenía con Iniciativa Mérida. Lo que sí podemos ver es que hay un interés en frenar el tráfico de armas desde Estados Unidos, aparentemente hay un interés de reducir el consumo en Estados Unidos que puede coadyuvar a disminuir las condiciones de fortaleza de los grupos de la delincuencia organizada.

“Pero, ahora, gran parte de lo que dicen que quieren hacer no se sabe cómo lo van a hacer porque no hay dinero. Esta nueva iniciativa, acuerdo Bicentenario, no sabemos si va a contemplar recursos, pero aun contemplándolos, no puede tener para gasto corriente, sino para fortalecimiento institucional”, destacó.

Y añadió: “Estados Unidos no tiene opción, va a tener que seguir colaborando con México, porque en la medida en la que en México haya un desastre en materia de seguridad, no va a haber tampoco seguridad en Estados Unidos, no es que tengan otra opción. El problema es quién garantiza que los acuerdos se van a respetar y van a tener el impacto que tenemos”, mencionó.

Similitud con Plan Mérida

Por su parte, Alejandro Hope, director del Proyecto MC2 (Menos Crimen, Menos Castigo), también consideró que en el nuevo acuerdo de entendimiento si bien se prometen acciones de combate a los homicidios, al tráfico de migrantes y armas, no contempla presupuestos claros.

“Mucho ruido y muy pocas nueces. A pesar de la retórica, no hay mucha diferencia con Iniciativa Mérida, u otros mecanismos de cooperación de seguridad con Estados Unidos. Incluso, el componente de salud pública o de reducción de homicidios ya habían sido parte de la oferta programática en la Iniciativa Mérida.

“Las medidas son muy poco concretas, se anuncia la creación de un grupo de trabajo y la firma de un memorándum de entendimiento, pero no hay mucha carne en esto. No cambia gran cosa los términos de la relación con Estados Unidos con esto, según el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, seguirán algunos fondos relacionados con Iniciativa Mérida.

“No hay ningún compromiso presupuestal, hay un respaldo retórico a algunas de las prioridades del actual gobierno de México. El único compromiso presupuestal que yo encontré es que el gobierno de Estados Unidos va a financiar a sus gobiernos estatales para prevención de adicciones. Todo lo demás es discursivo”, comentó.

Hope afirmó que no es verdad que el acuerdo de entendimiento contempla por primera vez un compromiso de Estados Unidos con el tráfico de armas hacia México como lo afirmó el canciller Marcelo Ebrard.

“Las instituciones mexicanas tienen acceso al software de eTrace de la ATF (Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de EU) desde el 2009. No le informaron bien, México ha tenido acceso al software de rastreo de armas, se han rastreado en estos 15 años unas 200,000 armas como resultado de eso”, mencionó.

En la Declaración conjunta que derivó del diálogo de alto nivel entre México y EU, se acordó crear la Red para la Prevención del Homicidio.

“La Red considerará la creación de un equipo multidisciplinario (...) con énfasis en el uso de laboratorios forenses, para facilitar y apoyar la investigación de crímenes y su enjuiciamiento”.

También se precisó que se trabajará en combatir el tráfico de migrantes, el uso de drogas; crear grupos de trabajo en materia de ciberseguridad y regulación de precursores químicos que se usan para drogas como el fentanilo.

Aunado a que los gobiernos aseguraron que colaborarán en materia forense para resolver casos de desapariciones en México y se buscará fortalecer las capacidades de la Comisión Nacional de Búsqueda. (Con información de Redacción)

jorge.monroy@eleconomista.mx