El secretario de Obras y Servicios del Distrito Federal, Fernando Aboitiz Saro, dijo que a pesar de la oposición de algunos grupos, va la construcción de la Supervía Poniente.

En conferencia con el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM), Manuel Salvoch, el funcionario local expuso que hay disposición al dialogo con vecinos y legisladores opositores de esas vialidades, por lo que se les escuchará, pero los proyectos se tienen que llevar a acabo, adelantó.

Aboitiz Saro ratificó que los secretarios del Gobierno del Distrito Federal se reunirán esta semana con legisladores, tal y como lo anunció ayer domingo la administración capitalina.

A su vez, Salvoch Oncins respaldó el proyecto de la administración del Gobierno del Distrito Federal, en el sentido de invertir los recursos fiscales en transporte público, así como que la ampliación de las vialidades esté a cargo de la iniciativa privada.

Argumentó que es una responsabilidad gubernamental garantizar la movilidad y competitividad de la ciudad de México.

Sostuvo que ojalá que quienes se oponen a la construcción de esas vías entendieran que el beneficio es para la ciudad en su conjunto, y que las molestias de la obra serán temporales, pero que se ganará en mejor calidad de vida.

Destacó que la movilidad en la ciudad es un problema complejo que debe contemplar soluciones para todos los tipos de transporte público y privado, además, es un hecho que el mayor congestionamiento vehicular se concentra en el norte y poniente de la ciudad.

En el CICM se reconoce que la mejor solución para ampliar las vialidades primarias son las vías elevadas o segundos pisos, y que su financiamiento incorpore recursos privados, mencionó.

'Apoyamos totalmente que una parte mayoritaria de los recursos fiscales se destinen al transporte público', puntualizó.

En ese sentido, Aboitiz Saro reiteró que parte de los ingresos en las vías concesionadas servirán para financiar más líneas de Metrobús y mantener las áreas naturales protegidas, pues en la actualidad no se cuenta con una partida presupuestal para ese fin; también se requiere invertir en ciclopistas.

El funcionario ratificó que la postura del gobierno capitalino es sacar adelante ese proyecto, así como edificar los segundos pisos de Periférico, los cuales serán de peaje.

El presidente del CICM, a nombre de sus agremiados, estuvo de acuerdo en que con este esquema, deberán construirse 37 kilómetros de vialidades rápidas, que conectarán las carreteras de Querétaro, al norte; Toluca, al poniente y Cuernavaca, al sur de la ciudad.

Por ello urgió al gobierno capitalino a que se comiencen cuanto antes las mencionadas obras, pues generarán 65,000 empleos directos e indirectos, mediante una inversión de 30,000 millones de pesos de capital privado, lo que fortalecerán a otros sectores de la economía.

Explicó que esos proyectos son indispensables para la movilidad de la zona norponiente de la ciudad, a fin de mejorar la competitividad de la misma, además de que el principal beneficio para el usuario de esas vías de acceso controlado será el tiempo ahorrado para disfrutar con la familia.

El CICM propuso continuar con la ampliación de la red del Metro, tren ligero y líneas de Metrobús; la sustitución paulatina de microbuses por autobuses e implantar la tarjeta electrónica multimodal para que el usuario pueda usarla en cualquiera de los transportes públicos.

apr