Marisela Morales Ibáñez, responsable de la Procuraduría General de la República, exhorto a los fiscales y procuradores del país a lograr acuerdos para poder contar con los protocolos para que los indicios de materia genética se apliquen en el lugar donde hayan sido encontradas las víctimas de homicidio.

Esto en clara alusión a lo que ocurrió en el caso de Heriberto Lazcano Lazcano El Lazca, El Verdugo o El Z-3, fundador de Los Zetas, quien después de que fuera abatido el mes pasado en Coahuila se descubrió su identidad, pero porque el cuerpo fue sustraído por un grupo del crimen organizado, lo que generó expectación y confusión.

Al inaugurar en Puebla la 28 Sesión Plenaria de la Conferencia Nacional de Procuradores de Justicia, la última que presidirá ante el cambio de gobierno, Morales Ibáñez fue enfática al llamar a culminar como prioridad nacional la genética forense, que permita fortalecer la Base de Datos de Perfiles Genéticos del Sistema Nacional de Información, la cual podría ser un instrumento útil en las investigaciones ministeriales.

Además, poner en marcha los procedimientos de declaración de ausencia y presunción de muerte con el fin de avanzar en la homologación de las legislaciones locales y federal en lo concerniente a facilitar a familiares de servidores públicos ausentes un acceso expedito a los beneficios que por ley les corresponden .

Hizo votos para que se implemente el programa Huella balística y rastreo computarizado de armamento, y fortalecer la efectividad de las acciones dirigidas a encontrar personas desaparecidas o no localizadas a través de un protocolo de atención que facilite la búsqueda .

[email protected]