El Partido Revolucionario Institucional (PRI) llegará mañana a su 88 aniversario con el número más bajo de gobernadores de su historia: 15, de un total de 32 entidades federativas del país.

A la fecha, gobierna a 53 millones 622,427 mexicanos, cifra que representa 44.9% de la población nacional, luego de que el pasado 5 de junio sufrió su peor derrota a manos de la oposición de PAN y PRD, que, en alianza, le arrebató, entre otros estados, Veracruz -entidad con el tercer padrón electoral más grande del país-, Quintana Roo y Durango, tres de sus bastiones donde no había perdido nunca.

El año pasado, de las 12 gubernaturas en disputa, el otrora partidazo perdió el poder también en Aguascalientes, Chihuahua y Tamaulipas, aunque recuperó Oaxaca.

En el 2012, cuando regresó a la Presidencia de la República con Enrique Peña Nieto tras dos sexenios encabezados por el PAN, sumó 21 gubernaturas en su poder; tres años después perdió Querétaro, con el PAN, y Nuevo León con el expriista y para entonces candidato independiente Jaime Rodríguez Calderón, apodado el Bronco.

Para José Fernández Santillán, el PRI llega a su 88 aniversario no en las mejores condiciones .

Sobre todo, detalla el politólogo, porque los momios no lo favorecen.

Y explica que si hoy fueran las elecciones a la Presidencia de la República, el PRI quedaría en tercer lugar; según las encuestas, quedaría Andrés Manuel López Obrador como presidente .

El profesor e investigador del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, dice que, con todo y eso, el poder del PRI sigue estando en los estados de la República, por ser el partido que más gubernaturas tiene.

De ahí que el Estado de México, donde habrá elecciones de gobernador el próximo 4 de junio, considera, significa muchísimo para el PRI en estos momentos. Porque es el estado del presidente y un estado hegemónico del PRI, donde nunca ha perdido .

El secreto para la recuperación del PRI, asegura, está en dar voz a los políticos y en dejar la pugna interna que hay entre los políticos y los modernizadores o tecnócratas.

A los políticos los representaba bien Manlio Fabio Beltrones, dice, y los tecnócratas son encabezados por Enrique Ochoa Reza, presidente nacional del PRI, quien está vinculado fuertemente con Luis Videgaray y José Antonio Meade, secretarios de Relaciones Exteriores y de Hacienda y Crédito Público, respectivamente.

La doctora en Ciencia Política por la UNAM María Marcela Bravo Ahuja Ruiz opinó que a diferencia del 2000, cuando se especulaba que el tricolor había tenido una estocada importante, se mantuvo fuerte, ya que conservaba bajo su mandato muchas de las gubernaturas y municipalías más importantes del país, algo que hoy en día se les ha ido de las manos .

Por su parte, Helena Varela, del departamento de Análisis de Coyuntura Política de la Universidad Iberoamericana, precisó que la corrupción de las figuras políticas, en especial de los gobernadores, será un factor preponderante en el futuro del PRI.

Yo siento a un partido que está no queriendo reaccionar, que está, digamos, dejando todo en manos, o su discurso es: ‘las autoridades de justicia decidirán’, pero creo que las decisiones de expulsiones se están dando de forma tardía y poco convincente , sostuvo.

Asimismo, la especialista añadió que el poder que tiene el presidente Enrique Peña Nieto sobre el partido si bien es una voz importante, no es definitoria, esto no es sólo por él: ya se veía venir la disolución del poder presidencial desde Ernesto Zedillo.

A su vez, Alejandro Díaz Domínguez, experto en política por el ITESM, coincidió en lo complicado de la situación del PRI, que es debilitada en mucho por lo electoral y la baja popularidad presidencial, que afecta las perspectivas de futuro del tricolor.

En este momento ninguna de las figuras presidenciales del PRI alcanza los 20 puntos de aprobación entre la ciudadanía, a esto se suma la imagen que han dejado los gobernadores priistas, expuso.

Murat va a la Fundación Colosio

Cárcel para cualquiera que cometa delitos: Zamora

Tras su registro formal, el senador jalisciense Arturo Zamora Jiménez recibió su constancia como candidato único a la secretaría general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), uno de los tres sectores del Partido Revolucionario Institucional (PRI); hoy tomará posesión del cargo para el periodo 2017-2021.

El polémico exgobernador de Oaxaca, José Murat Casab, quien aspiraba a encabezar el sector popular priista, presidirá la Fundación Colosio.

Zamora Jiménez aseguró que desde el sector popular priista habrá de abanderar, sin duda alguna, la causa del combate a la corrupción al interior de su partido.

En la CNOP no cabe ni cabrá, dijo, ningún priista que cometa actos indebidos o delitos.

(No tendrá cabida) ninguna persona que siendo miembro de esta organización y de nuestro partido cometa actos indebidos, cometa delitos en el ejercicio de sus funciones .

Exigió a las autoridades perseguir a cualquier integrante del PRI, aunque haya sido gobernador, aclaró, que haya cometido delitos o desviado recursos públicos para llevarlo a la cárcel.

Nos pronunciamos claramente en la persecución de cualquier integrante de nuestro partido, aunque haya sido gobernador para que, si cometió un delito de desvío de recursos, esté en la cárcel y eso es lo que demandamos nosotros, desde la CNOP, para que se pueda poner en la cárcel al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte .

Toda la experiencia que adquirió como secretario de Elecciones y de Organización del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, dijo, la pondrá en marcha en la CNOP para que se convierta en una de las centrales más importantes de nuestro partido, de cara a los desafíos electorales del presente año y rumbo a los comicios de presidente de la República, en el 2018.

Los priistas, finalizó, están obligados a defender las causas de la sociedad y a canalizar de manera adecuada sus demandas, así como a mantener la unidad interna.

Por la noche, la senadora Hilda Flores rindió protesta como nueva presidenta del Organismo Nacional de Mujeres Priistas (ONMP) en la sede nacional del tricolor.

rramos@eleconomista.com.mx