Terminaron las fiestas decembrinas y la población mexicana asume que la cuesta de enero será pesada, por ello más de la mitad tiene preparadas algunas estrategias para estirar su presupuesto y que el dinero rinda.

De acuerdo con una encuesta de Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), 90% de los entrevistados reconocieron que sus bolsillos resienten los gasto que dejó la Navidad, aunque los niveles de afectación son diferentes. Sólo 9.8% se dijo invulnerable a las fiestas decembrinas.

Alrededor de 43% señaló que su economía familiar está muy afectada, 27.5 dijo que le afecta algo y 17.4 considera que el problema es menor.

Por ello 70% de los entrevistados considera que este primer mes de 2015 será pesado económicamente, aunque 24% confía en terminar enero con las finanzas en orden y 21% prevé recuperarse hasta febrero.

Sin embargo 14% calcula que su cuesta de enero se prolongará hasta junio; 17% cree que se repondrá hasta marzo y un porcentaje igual estima que hasta el siguiente año.

Según la casa encuestadora 24.4% de la gente tiene planeado reducir al mínimo sus gastos; 11.8% simplemente intentará planear mejor y 8.4 evitarán endeudarse.

¿Y en qué gastaron más?, 29% afirmó que en regalos y compras personales; 23% dijo que en pago de servicios como agua luz y teléfono, mientras que 12% destinaron sus fondos a liquidar deudas.

Un porcentaje igual reconoció haber gastado en las fiestas y ocho% en saldar facturas médicas.

Sin embargo, contrario a lo que podría pensarse, la mayoría no se endeudó, pues 74.9% afirma haber hecho las compras con dinero propio, y 21.2 reconoció haberse endeudado esta temporada.

Cuatro por ciento empeñó algo para tener dinero durante la temporada y un porcentaje igual echó mano de lo que tenía ahorrado.

Probablemente el porcentaje de ahorradores crezca el próximo año ya que 21% aseguró que pretende comenzar a ahorrar desde ahora para la siguiente temporada Navideña.

hbr