La disputa por el cambio en la dirigencia nacional del PRI dará inicio formalmente después de las elecciones de julio. Hasta el momento ya hay una propuesta para definir el nombre del sucesor de Beatriz Paredes: abierto a la militancia.

El gobernador Ulises Ruiz (aspirante a liderar el instituto político), dijo en entrevista, que implementa un proceso abierto evitaría posibles divisiones en el partido, sobre todo en estos momentos en los cuales el Revolucionario Institucional mantiene una buena racha en los procesos electorales.

Cuando se impone (al dirigente) no sólo ha habido malas experiencias. Cuando se impone no se respeta la militancia, no se cuidan las formas, hay acuerdos cupulares que violentan la voluntad de la mayoría .

Aunque faltan dos meses para superar las elecciones en los estados, el gobernador mencionó que la decisión de abrir el proceso de selección del siguiente dirigente nacional no sólo fortalecería al partido, sino que también ayudaría las precandidaturas de quienes aspiran a la Presidencia de la República.

Es difícil que los priístas podamos cometer un error y caer en tentaciones de tratar de imponer a una dirigencia o bien consensar una dirigencia, donde sólo gane un grupo político o se privilegien aspiraciones personales, por encima de la fortaleza del PRI .

Sobre la posibilidad de que se enliste como aspirante a suceder a Paredes Rangel, Ulises Ruiz confirmó sus aspiraciones, aunque deberá esperar los tiempos que se marquen. Posterior a su retiro de la gubernatura, agregó, hará un recorrido por los estados para convencer a la militancia priísta de la necesidad de abrir el proceso de selección.

Todo mundo sabe que una vez que cumpla los compromisos en el estado de Oaxaca, soy una gente que aspira a dirigir el Comité Ejecutivo Nacional del PRI, respetando profundamente a la dirigencia de Beatriz Paredes.

apr