La Universidad Nacional Autónoma de México rechazó enérgicamente y exigió la suspensión inmediata de la política "Tolerancia Cero" del presidente estadounidense Donald Trump, que separa a familias migrantes al cruzar la frontera.

Tras la difusión del caso de miles de menores de edad separados de sus familias y confinados en bodegas fronterizas dentro de jaulas metálicas, la UNAM externó su rechazo total a dichas acciones y a la política migratoria implementada desde abril.

La máxima casa de estudios declaró que al separar a niños de sus familias se viola el derecho internacional del bienestar y convivencia con la familia.

"La migración irregular no es un delito y no debe emplearse a los niños como rehenes", sentenció la universidad.

Finalmente exhortó a instituciones académicas y a las organizaciones de la sociedad civil sumarse a esta exigencia.