Al dar posesión a Abraham Cepeda Izaguirre como director general de la Comisión Nacional de las Zonas Áridas (Conaza), el oficial mayor de la Sagarpa, Marcos Bucio Mújica, destacó que este órgano descentralizado inicia una nueva etapa.

En representación del titular de esa dependencia, Enrique Martínez y Martínez, aseveró que dicha comisión operará como instancia de vanguardia en las nuevas estrategias que el gobierno federal ha delineado para el campo de México, como es la de prevenir el efecto de las sequías con obras hidroagrícolas en zonas áridas y semiáridas.

El funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) planteó que la nueva dinámica de esa dependencia es modernizar de forma integral al sector agroalimentario y mejorar las condiciones de vida de los productores de las zonas semidesérticas de México.

Se trata de acciones y estrategias integrales para fortalecer las capacidades de quienes habitan en las zonas con más pobreza y transformarlos en mexicanos productivos, acorde con la Cruzada Nacional contra el Hambre anunciada el lunes.

Bucio Mújica informó que la Comisión Nacional de las Zonas Áridas (Conaza) ejercerá durante el presente año 1,720 millones de pesos, que se aplicarán en programas de Pequeñas obras hidráulicas, Conservación y uso sustentable de suelo y agua, entre otros.

El objetivo es permitir a pequeños productores desarrollar su potencial y elevar la producción de alimentos, establecido dentro de esta Cruzada.

Abraham Cepeda Aguirre fue diputado federal de la LII Legislatura, director regional de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo) y miembro del consejo consultivo de la Conaza.

mac