Mexicanos Primero indicó que con respecto a la prueba que busca hacer este año la SEP, al no ser controlada por agentes externos al centro escolar, los resultados pierden validez y no puede considerarse como la aplicación de Planea.

La decisión de liberar ítems o incluso los cuestionarios completos de una evaluación para hacer ejercicios de práctica o diagnóstico en las escuelas puede ser un ejercicio interesante y enriquecedor, pero a nadie se le ocurriría llamarle a eso una aplicación de la prueba, sea Planea u otra, ni se suma a la línea histórica de la prueba original , criticó en un comunicado.

La organización manifestó su preocupación por que se deje la rendición de cuentas para el 2018, pues aseguró que el diseño original de la prueba Planea es para rendir cuentas anualmente.

En este sentido, refirió que sin referencia a resultados de aprendizaje, aunque su mejora sea lenta o limitada, los avances serán meros postulados; por ello, llamó a la SEP y al INEE a reconsiderar la decisión.

Y es que para Mexicanos Primero, en las pruebas de gran escala, puede que año con año no se registren variaciones estadísticas significativas, aunque si se atienden con evidencia objetiva las de cada escuela, grupo y alumno, puede haber diferencias positivas si se observan con oportunidad.

La visión de los funcionarios de la SEP y del INEE parece concentrarse en los agregados, pero resulta escasa en su sensibilidad y responsabilidad por el logro de aprendizaje de cada niña, niño y joven, quienes son los titulares del derecho que garantiza el Artículo 3 constitucional , manifestó.

Y agregó: La garantía que mandata el Artículo 3 no es con respecto a promedios generales o estatales, sino al aprendizaje de los educandos .

Dijo que no se debe cambiar de estrategia por un ajuste presupuestal, ya que refirió que hay 200 millones de pesos por ahorro que se generarán por dejar de pagar a los comisionados sindicales.