Sin duda se volverán a encontrar en la contienda electoral los candidatos a la gubernatura de Aguascalientes Martín Orozco (PAN) y Carlos Lozano (PRI), como lo hicieron en el 2004 al competir por la alcaldía de la capital.

Pero el conflicto del PAN en la entidad continúa debido a la preferencia del gobernador emanado de Acción Nacional, Luis Armando Reynoso, quien ha manifestado que no saldrá de las filas del blanquiazul pese a que apoya a Lozano para que lo suceda en el cargo.

Panistas de Aguascalientes ya están divididos, unos en favor de Reynoso y otros de Orozco, que piden expulsar al Gobernador del PAN.

Las indiferencias entre el Ejecutivo estatal y Orozco Sandoval comenzaron desde que el aspirante a la gubernatura fue secretario de Desarrollo Social de Reynoso, cuando éste fue alcalde de la capital.

Pero los lazos se fracturaron en el 2004. Orozco era Presidente municipal de Aguascalientes y el Mandatario estatal, Reynoso Femat, le pidió que la Feria de San Marcos se extendiera una semana, pero la negativa fue rotunda.

César Nava, dirigente del PAN, ha optado por no declarar contra Reynoso con el fin de evitar una mayor división el 4 de julio; sin embargo, Orozco culpa al Gobernador de ser uno de los principales operadores de su proceso legal y de todo lo que le llegue a suceder.

trosas@eleconomista.com.mx