Muestras de roca y suelo correspondientes a evidencia del basurero de Cocula, entregadas al Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por la Procuraduría General de la República (PGR) para su análisis, no fueron sometidas a una temperatura mayor de 400 grados centígrados, de acuerdo con la primera parte de resultados entregados por la institución académica.

En reciente conferencia de prensa Alejandro Valencia, Ángela Buitrago y Carlos Beristain especialistas del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), convocado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para coadyuvar en el caso de la desaparición de 43 normalistas en Iguala, Guerrero dijeron que nueva información científica proporcionada por la PGR descartaba la presencia de fuego en el basurero de Cocula.

Uno de los estudios en los que basaron su exposición es en el análisis de 14 muestras de suelo, fragmentos de roca, materia orgánica y fragmentos no naturales, empacadas en bolsas de plástico, correspondientes a indicios o evidencias en la averiguación previa del caso Iguala.

De acuerdo con el documento, al que El Economista tuvo acceso, las muestras fueron estudiadas para determinar si sufrieron alteración, cambios estructurales o minearológicos relacionados a cambios en la temperatura del medio en el que fueron colectadas.

De manera preliminar, el presente estudio indica que las rocas y suelos sufrieron un calentamiento entre aproximadamente los 200 y los 400°C , indica la información del análisis solicitado por la agente del Ministerio Público de la Federación Blanca Alicia Bernal el 30 de enero del 2015 en el oficio PGR/SIEDO/UEIDMS/FE-D/513/2015.

En noviembre del 2014, el entonces titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, afirmó que la hoguera donde presuntamente habrían calcinado a los jóvenes normalistas habría alcanzado 1,600°C.

Las muestras contienen evidencias de haber estado expuestas a fuego, tales como fragmentos de roca y abundante ceniza. Las rocas presentan en la superficie evidencias de exposición a temperaturas mayores a las ambientales.

La presencia de minerales de arcilla en todas las muestras de suelo indican que aparentemente no estuvieron expuestas a temperaturas mayores que 400 °C por largo tiempo... en ningún caso alcanzaron temperaturas mayores que 800 °C .

El Instituto de Geología aclaró que los datos incluidos en la pesquisa son orientativos y no son concluyentes. Sólo reflejan las condiciones del material estudiado y las discusiones e interpretaciones sólo se aplican en el material en sí, y de manera preliminar , expone.

Este estudio es la primera parte de la opinión técnica relacionada al estudio de las 14 muestras enviadas al Instituto de Geología; documento firmado por la directora de la institución, Elena Centeno, el 24 de septiembre del 2015.

Evidencia meteorológica y satelital de lluvia

En dicha conferencia del GIEI, los especialistas informaron que a petición de este grupo, la PGR pidió un estudio atmosférico y satelital.

Al citar dicha pesquisa, precisaron que la misma fue llevada a cabo el 30 de septiembre del 2015 por un centro especializado , el cual en sus conclusiones expone que la estación meteorológica de Iguala tuvo una precipitación acumulada de 21.8 milímetros entre el 26 de septiembre y de la 1:00 horas a las 4:00 horas del 27 de septiembre del 2014.

Aunque no se consiguieron registros sobre Cocula, el informe indica que los pronósticos e imágenes de nubes muestran un perfil similar , indicó el GIEI en dicho reporte de actividades.

El estudio fue encargado al Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, el cual encontró que la estación meteorológica automática del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) ubicada en Iguala, Guerrero, registró un evento de lluvia el 26 de septiembre con una precipitación acumulada de 16.5 milímetros entre las 4:20 y las 6:00 horas tiempo local, y otro evento el día 27 con una precipitación acumulada de 5.5 mm entre las 23:40 horas del día y las 44:0 horas del día 27 tiempo local. No se consiguieron observaciones de precipitación de Cocula.

Las imágenes infrarrojo de satélite GOES muestran el desarrollo de nubes muy altas asociadas a convección profunda, las cuales están asociadas a lluvia, en concordancia con las horas en que se monitoreó precipitación en la estación meteorológica automática. Estos sistemas tuvieron un diámetro de más de 100 kilómetros.