El extravagante magnate y ex alcalde de la ciudad fronteriza de Tijuana, Jorge Hank Rhon, aseguró no sentirse molesto tras permanecer 10 días detenidos antes de ser liberado por dos jueces en dos acusaciones distintas.

"Yo siento que el que se enoja pierde. No me enojo... lo que pasó, ya pasó", dijo Hank Rhon en su primer encuentro con la prensa seis días después de haber sido liberado tras haber sido acusado de acopio ilegal de armas y luego de homicidio.

Alcalde de Tijuana entre 2004 y 2007 por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Hank Rhon ha sido un polémico personaje que por años ha sido señalado de presuntos nexos con actividades criminales, aunque sin que hasta ahora se le haya probado algo.

El 4 de junio soldados lo detuvieron en su casa tras encontrarle 88 armas y casi 10,000 cartuchos. La Procuraduría General de la República (PGR) lo acusó de acopio de armas y lo envió a un penal, aunque una jueza ordenó su libertad por falta de pruebas 10 días después.

Apenas salía del penal y autoridades estatales volvieron a retenerlo, ahora por su presunto vínculo con el homicidio en 2009 de una mujer.

Hank Rhon, de 55 años, ha rechazado saber algo de las armas, aunque la PGR apeló su libertad y consideró que el fallo de la jueza para liberarlo podría sentar un precedente preocupante de impunidad para quienes poseen armas ilegales en México.

El ex alcalde habló el lunes con la prensa en las instalaciones de su principal casino en Tijuana, donde contestó más de 90 preguntas de los reporteros.

Interrogado sobre si le interesaría ser gobernador de Baja California, algo que ya intentó infructuosamente en 2007, Hank Rhon dijo que cualquier político aspira a eso y agregó que si el Partido Revolucionario Institucional (PRI) le pide que él sea el candidato al gobierno del estado, será obediente y lo acatará.

apr