Tras rendir protesta como nuevo presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Agustín Basave Benítez indicó que en esta fuerza política no debe haber lugar para los corruptos, por lo que dijo que uno de los desafíos a enfrentar es el rescate de la ética política.

Vigilemos a nuestros gobiernos, seamos más cuidadosos en la selección de nuestros candidatos, no solapemos a ningún delincuente que se escude tras de nuestro emblema, por poderoso o útil que sea, más vale perder una clientela que recibir el repudio ciudadano , expuso.

Con 295 votos de los 304 consejeros perredistas, la planilla de Agustín Basave y la ex candidata a la gubernatura de Guerrero, Beatriz Mojica, se impuso a las de Fernando Belaunzarán y Celso Pulido, que sólo obtuvo tres sufragios, y a la de Onel Ortiz y Liliana García, sin un solo voto.

En su discurso ante el Sexto Pleno Extraordinario del Consejo Nacional, el sucesor de Carlos Navarrete dijo que el PRD es un partido de oposición, y que es su responsabilidad confrontar a un gobierno que intenta restaurar el régimen autoritario, que ha propiciado el estancamiento económico y que ha sido incapaz de detener la violencia y la violación a los derechos humanos.

Basave Benítez dijo estar dispuesto a sostener un diálogo con el gobierno y su partido cuando sea necesario; sin embargo, advirtió que el tiempo de los pactos ha terminado y que conducirá al PRD a su renacimiento.