El coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, admitió que la verdadera división en el PRD es por la salida de Andrés Manuel López Obrador del partido, lo que ha provocado que varios militantes decidan afiliarse al Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

También reconozco que en este momento, un año electoral, un tiempo electoral, los políticos mueven sus pertenecías a partir de las posibilidades electorales que ellos vean dentro del partido en el que están para buscar mejores oportunidades. Pero eso lo debemos de asumir como un asunto de preocupación, a nadie le debe complacer la salida de ningún militante , expresó.

En entrevista tras participar en el panel de la Agenda de Desarrollo post 2015, consideró que de aquí a junio podrá haber 20 o 30 salidas de militantes destacados del PRD, y advirtió que el instituto político está controlado por las corrientes.

El partido está controlado por las corrientes que han diseñado un modelo de partido absolutamente clientelar. No es posible que para ser del partido, primero se tenga que ser de una corriente , expresó.

Explicó que Mario Delgado renunció al sol azteca, pero seguirá en el grupo parlamentario del PRD en la Cámara alta, al igual que Rabindranath Salazar y Adán Augusto López, legisladores que el año pasado se afiliaron a Morena.

Barbosa añadió que sólo los senadores perredistas podrían decidir si Delgado, Salazar y López salen del grupo, aunque consideró que con ellos funciona la fracción parlamentaria que tiene posiciones de izquierda basadas en principios de autocrítica y crítica.

No obstante, los legisladores podrían quedarse en la fracción parlamentaria, porque de lo contrario tendrían que ser senadores independientes y con ello renunciar a varios privilegios monetarios que la Cámara les da a los grupos.

En el Senado no es posible que a estas alturas se forme el grupo parlamentario de Morena, pues las fracciones sólo se constituyen al inicio de cada Legislatura.

tania.rosas@eleconomista.mx