La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) otorgó la protección de la justicia federal al sindicato minero respecto a la toma de nota de sus dirigentes, la cual le fue negada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

La determinación la realizó la Segunda Sala del máximo tribunal del país con una votación de tres votos contra uno, luego de que el ministro José Fernando Franco González Salas se excusó de conocer el caso.

Al respecto, el proyecto de sentencia del ministro Luis María Aguilar Morales en el amparo en revisión 67/2010 determinó que la justicia ampara y protege a la parte quejosa.

En este caso la parte quejosa es la representada por el actual Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgico, Siderúrgico y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM) que encabeza Napoleón Gómez Urrutia y Mario García Ortiz.

El ministro José Fernando Franco González se excusó de conocer el asunto y en votación nominal los ministros Aguilar Morales, Margarita Luna Ramos y Sergio Valls Hernández votaron a favor del proyecto, mientras que el ministro Salvador Aguirre Anguiano votó en contra.

Si se nos otorga el amparo, damos por hecho que se le está ordenando a la STPS que otorgue la toma de nota a Napoleón Gómez Urrutia como secretario general del sindicato , aseguró el abogado del sindicato minero, Carlos de Buen, luego de conocer la sentencia.

Resaltó que esta acción es lo que tendría que significar el fallo de la Segunda Sala de la SCJN, no hay otra posibilidad, la secretaría había negado la toma de nota y la corte concede la protección federal en contra del acto de la propia secretaría .

Lo anterior, según él, tiene importancia fundamental porque le está poniendo una limitante a la Secretaría del Trabajo y a las juntas locales en los estados, lo que repercute a nivel nacional en cuanto a que estas instancias no pueden inmiscuirse en la vida interna de los sindicatos.

El litigante opinó que si Napoleón Gómez Urrutia no está en México esto no repercute en la determinación del máximo tribunal del país, porque el señor puede estar en Canadá, en Moscú o Madrid, donde él quiera, mientras esto sea admitido por su propio sindicato y estatutos, entonces no hay problema .

MIF