De los principales retos que enfrenta México rumbo a las elecciones del próximo 1 de julio, es el de la violencia política, advirtió el director del Centro de Información de las Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana, Giancarlo Summa.

“Estamos conscientes de los desafíos, de los retos que enfrenta México en estas elecciones, para nombrar algunos: la violencia político-electoral que alcanzó niveles jamás vistos en elecciones anteriores; los retos que implica la implementación de la reforma político-electoral del 2014; la magnitud de la elección que es histórica, así como la credibilidad que enfrentan las instituciones del Estado”, detalló.

Sin embargo, expresó que el organismo internacional “expresó” su confianza en los procesos democráticos del país, “así como nuestra voluntad de acompañar los esfuerzos de las organizaciones de la sociedad civil en la construcción de una democracia participativa”.

El mismo diagnóstico lo compartieron organizaciones de la sociedad civil, quienes calificaron como “focos rojos” para los comicios, además de la violencia, la compra, coacción del voto y actos de corrupción que han imperado durante el proceso comicial.

“La compra de votos se ha convertido en una práctica común de todas las campañas electorales y en algunos lugares se ha vuelto una práctica común de acercamiento de la ciudadanía con sus futuros representantes”, advirtió en conferencia de prensa Beatriz Camacho, de Alianza Cívica Nuevo León.

Detalló que del 5 de abril al 18 de junio han recibido 350 reportes en ese sentido correspondientes a 30 estados. dijo que de éstos, 35% es por entrega de despensas; 30% al condicionamiento de programas sociales; 28% a la entrega de dinero en efectivo, y 7% a la entrega de tarjetas electrónicas con la promesa de recibir dinero en ellas.

Apoyadas en el Fondo de Apoyo a la Observación Electoral 2018 del PNUD México, las organizaciones desarrollaron sus informes bajo los siguientes ejes: integridad de la elección, derechos políticos, igualdad y justicia de género y comunicación.

Liliana Caballero, integrante de Elige, Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos, destacó que el “ejercicio democrático no está respaldado por condiciones justas e iguales”, que por las “condiciones estructurales” se impide el ejercicio de los derechos políticos en igualdad de condiciones “sea una realidad y no solamente una aspiración política”.

Teresa Pérez, del Centro de Investigaciones para la Equidad, Política Pública y Desarrollo, expuso que las propuestas de género de los partidos políticos en sus plataformas electorales sólo son un eje transversal que cruza con otras agendas como la de seguridad, economía y trabajo.

“Esto se traduce en que no existe un análisis, evaluación y creación de estrategias y líneas de acción afines a la realidad mexicana de una agenda específica de género que produzca cambios sustanciales”, criticó.