Luego de una relación atropellada entre Cuba y México durante 12 años de administraciones panistas, Enrique Peña Nieto realizó una breve visita de Estado a La Habana, lo que en opinión de especialistas será más rentable en el ámbito político que en el económico y existe el riesgo de caer en una política exterior ambivalente con Estados Unidos.

Consultado vía telefónica, el ex Embajador de México en Cuba, Ricardo Pascoe Pierce, consideró que la visita de Peña Nieto a la isla caribeña es un viaje envuelto en un manto de nostalgia (…), un viaje al pasado más que una visión hacia el futuro , en el que a través de un discurso latinoamericanista se da aval al actual régimen cubano.

A decir del analista político, el discurso antiestadounidense que ofreció el presidente cubano, Raúl Castro, durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), pone a México en una política ambivalente frente a EU.

Advirtió que, en términos de la visita, ésta duró menos de un día, colocándola en la más corta de la historia contemporánea de América Latina. Se corre es el riesgo de que México sea visto como un país con una política exterior de doble cara , con repercusiones en la confianza cubana o estadounidense.

Eduardo Rosales, especialista en cuestiones internacionales, de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán-UNAM, explicó que tras los gobiernos panistas las relaciones entre México y Cuba quedaron muy lastimadas, en particular con el caso del comes y te vas , dicho en el 2002 por el ex Mandatario Vicente Fox al entonces Presidente de Cuba Fidel Castro .

A tono con la estrategia de diversificación en la política exterior prometida por el gobierno federal, se efectuó la visita de Peña Nieto a La Habana, misma que no tendrá un profundo impacto en el plano económico pero encontrará eco en el plano político, consideró.

Ello, toda vez que Cuba es un país cercano a las naciones que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, con Venezuela, nación que a su vez es simpatizante de los países de América del Sur. La rentabilidad no es del orden económico sino político , observó.

Si México quiere tomar papel preponderante cuando menos en la región, tiene que establecer vínculos políticos diplomáticos sólidos , advirtió el internacionalista.

La visita oficial dejó un mensaje claro para Eduardo Bueno León, profesor de Sistemas Políticos Contemporáneos y experto en política en América Latina de la Universidad Iberoamericana: Pone evidencia de que comienza una etapa de mayor comunicación de México y Cuba .

En palabras de Bueno León, una mayor comunicación generará una agenda que concilie la relación política y estratégica de los gobiernos priístas con la isla y contemple los intereses comerciales y empresariales del gobierno mexicano.

[email protected]