La Auditoría Superior de la Federación (ASF) documentó la situación que enfrenta desde hace 11 años la Lotería Nacional para la Asistencia Pública (Lotenal), institución que se encuentra en complicada situación financiera, ya que ha dejado de hacer donaciones a la beneficencia pública, que es su principal objetivo, y ahora depende de las transferencias del gobierno. La institución reporta pasivos, pérdidas por la venta de billetes, e incluso insolvencia para pagar los premios.

Por este motivo, la Lotenal analiza una probable fusión con Pronósticos para la Asistencia Pública durante el 2017. Más aún, la Auditoría Superior sugirió definitivamente la extinción y liquidación de la Lotería.

En su revisión a la Cuenta Pública 2015, la ASF refirió que la Lotenal obtuvo ese año ventas brutas por 5,188.9 millones de pesos y costos de ventas por 4,176.5 millones de pesos, con lo que alcanzó ventas netas por 1,012.4 millones de pesos.

Al descontar sus gastos de operación por 1,548.4 millones de pesos, la Lotenal registró déficit por 536 millones de pesos, a los cuales se adicionaron los gastos financieros por 30.4 millones de pesos, por lo que el déficit total ese año de la institución fue de 566.4 millones de pesos.

Lo anterior propició que no aportara recursos para apoyar económicamente las actividades a cargo del Ejecutivo federal en el campo de la asistencia pública . Por ello, tan sólo en el 2015, el gobierno federal tuvo que inyectar recursos a la Lotería Nacional por 527.6 millones de pesos, para amortiguar la pérdida de la entidad, por lo que, al cierre del ejercicio, se registró un saldo deficitario por 38.8 millones de pesos .

En su análisis del seguimiento que hizo a la situación financiera de la Lotenal del 2005 al 2015, la ASF reveló que la fortaleza financiera del organismo disminuyó porque el peso de la deuda pasó de 58.7 pesos en el 2005 a 81.0 pesos en el 2015, por cada 100.0 pesos en activos.

Con respecto a la solvencia de la Lotenal, se comprobó que se redujo en 45.0%, ya que en el 2005 contaba con 2.0 pesos por cada peso que debía pagar en el corto plazo, y en el 2015 registró 1.1 pesos en activos a corto plazo por cada peso en pasivos del mismo tipo. Se constató, con el análisis de la situación financiera del organismo, que su funcionamiento no fue satisfactorio , refirió la ASF.

La Auditoría estimó que el pago del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) no es un elemento que contribuya a la crisis financiera de la Lotenal.

Identificó que su crisis es por la falta de recursos financieros para programas de asistencia pública, debido a la baja en las ventas de billetes de lotería por la insuficiente publicidad para promocionar la comercialización de productos, la carencia en la expansión de la fuerza de ventas por no tener capacidad de convocatoria y la falta de realización de sorteos programados por no contar con un plan de contingencias .

La Auditoría recomendó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Pública, en su carácter de dependencia coordinadora de sector, que proponga al Ejecutivo Federal la disolución, liquidación o extinción de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública, ya que no ha cumplido con el mandato establecido en el artículo segundo de la Ley Orgánica de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública .

Por si fuera poco, la ASF demandó a la Lotería Nacional para la Asistencia Pública que reintegre 127.5 millones de pesos que recibió como excedente de recursos por transferencias fiscales en el ejercicio fiscal 2012 y que debió reintegrar a la Tesorería de la Federación.

En febrero del 2013, El Economista publicó que la Secretaría de la Función Pública encargó una auditoría a la Lotería. Con oficio 113/70004/225/2012, dicha auditoría reflejaba desde entonces la falta de liquidez de la Lotería, incluso para pagar los premios de sus sorteos.

jmonroy@eleconomista.com.mx