Frente al escenario de violencia que enfrentan los periodistas en nuestro país, los eternos silenciosos son los dueños de los medios de comunicación y directivos que no han manifestado una postura ante la situación, señaló Balbina Flores, corresponsal en México de Reporteros sin Fronteras (RSF).

Hay una gran responsabilidad de los medios de comunicación, es decir, de los dueños y directivos que también tienen un papel qué jugar y que son los eternos silenciosos de esta abrumadora situación , dijo en entrevista.

Aunque, precisó, el Estado es el primer responsable de todo esto, porque tiene la obligación constitucional de velar por la seguridad de los ciudadanos y garantizar la justicia.

Sin embargo, reiteró que ya es momento de que los directivos de los medios de comunicación se pronuncien sobre la situación de violencia en contra de los periodistas, así como asumir una postura contundente.

Balbina Flores refirió que más allá de los pronunciamientos y de la condena a los hechos, tiene que haber una decisión política contundente, es decir, una ocupación real del Legislativo, Ejecutivo, del Judicial .

Aparte, Jan Albert-Hootsen, corresponsal en México del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés), comentó que como institución esperan que el gobierno federal concrete los compromisos asumidos en materia de libertad de expresión.

Sobre el asesinato de Javier Valdez, periodista y escritor sinaloense que recibió en el 2011 el International Press Freedom Awards del CPJ, informó que la situación es grave , y nos dice que hay muchísimo trabajo por hacer por parte de las autoridades mexicanas .

Refirió que como CPJ esperan que ya no haya casos en rezago, que se ejerza la facultad de atracción por parte de la Feadle, que se fortalezca el Mecanismo de Protección para que se pueda brindar una seguridad real y con mucho seguimiento a los periodistas, y un compromiso de las autoridades estatales.

Hoy fue Javier (Valdez) pero hay cientos de casos de amenazas, de asesinatos, de secuestros que todavía quedan en el rezago y la impunidad , manifestó.

Mientras tanto, Ana Ruelas, directora de la organización Artículo 19, precisó que en el caso de Javier Valdez, las autoridades tienen como la línea principal de investigación del ataque a la libertad de expresión.

Sin embargo, la Fiscalía Especial dijo que también había una línea de investigación relacionada con el robo de auto, lo cual para nosotros es algo inverosímil porque para empezar, el auto no fue robado, y no se necesitan 12 balazos de dos tipos diferentes de armas para robar un auto , explicó Ruelas.

Criticó, a su vez, que el mecanismo de protección de periodistas y defensores de derechos humanos no podrá cumplir su objetivo de preservar la integridad de las personas hasta que exista una relación de colaboración entre fiscalías y la Feadle.