Chicoloapan, Edomex. El Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, firmó el decreto de Ley de Familias Fuertes, una reforma legal que brinda mayor protección a los menores en situación de abandono y, además, agiliza y acorta el tiempo de las adopciones en la entidad.

La reforma al Código de Procedimientos Civiles estatal, afirmó el gobernador, es de relevancia, pues a través del Juicio Sumario de Conclusión de Patria Potestad se reducen considerablemente los tiempos de adopción, y da a los menores más posibilidades para integrarse a una familia, ya que a partir de ahora los trámites se concentran en un solo proceso.

“Gracias a esta reforma, aprobada por unanimidad por el Congreso del estado, damos una mayor protección a las niñas y niños vulnerables, permitiendo que se integren con rapidez a un hogar en el que sean tratados con respeto y donde el amor que reciban sea su mayor apoyo y fortaleza para convertirse en mujeres y hombres de bien”, expresó el mandatario.

En el Centro de Asistencia Social Ayudante al Niño, en Chicoloapan, el mandatario estatal firmó el Decreto 311, mediante el cual se reforman diversas disposiciones en materia de adopciones.

Esta iniciativa, explicó el gobernador Del Mazo, está alineada con los objetivos del gobierno de la República para proteger los derechos de los menores, y que por medio de la misma se reforman La Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de México; la Ley que Regula los Centros de Asistencia Social y las Adopciones en el Estado de México; el Código Civil de la entidad y el Código de Procedimientos Civiles estatal.

Dentro de las modificaciones a esta Ley, precisó el titular del Ejecutivo mexiquense, también se amplían los requisitos para ocupar el cargo de procurador estatal o municipal de protección de niñas, niños y adolescentes, y ahora los aspirantes deben comprobar experiencia en temas de derechos y atención de la niñez, además de tener una trayectoria ejemplar que garantice su compromiso con la población infantil.

Esta iniciativa, dijo por su parte la presidenta honoraria del DIFEM, Fernanda Castillo de Del Mazo, cobra relevancia al disminuir significativamente el tiempo del proceso de adopción.

“Reduce los tiempos en los procesos administrativos y judiciales, de 36 a ocho meses. Lo que se traduce en dos años más de abrazos, de amor y de cariño para cada uno de estos pequeños”, aseguró.

Agregó que el DIFEM tiene el objetivo de procurar un mejor destino a los niños en situación de desamparo, por lo cual este organismo busca las vías necesarias para brindar una mejor perspectiva en el futuro de las niñas y los niños que se encuentran en los albergues a cargo del Estado.

“Nuestra misión es dar una oportunidad de vida, es cambiar su destino, siempre acompañado de dicha y de mucho amor. Las niñas y los niños mexiquenses de los centros de asistencia social son los hijos del Estado, son nuestros hijos, son un compromiso de tiempo completo que asumimos con mucha dedicación”, afirmó.

El gobernador Del Mazo señaló que para robustecer la tarea de las procuradurías, a través de la reforma a la Ley que Regula los Centros de Asistencia Social, fue derogado el Consejo Mexiquense de Adopciones, mientras que la Junta Multidisciplinaria fue fortalecida, tendrá la  responsabilidad de regularizar la situación legal de los menores vulnerados y dará mayor transparencia a los procesos de adopción.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado propuso  la creación del juzgado especializado en materia de adopción, que sería el primero en su tipo a nivel nacional y que es un esfuerzo de este tribunal que se suma a los realizados para ofrecer una mejor vida a la infancia mexiquense.

política@eleconomista.mx