El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2021 considera una disminución en los recursos destinados a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV). Mientras que para búsqueda de personas desaparecidas en el país, se prevé el mismo monto que este 2020.

En fechas recientes, colectivos de víctimas han pugnado porque a la CEAV se le doten de los recursos necesarios para su funcionamiento, así como una reforma en su estructura para poder mejorar la atención de los familiares de víctimas de diversos delitos, como la desaparición forzada.

En junio, la entonces titular Mara Gómez presentó su renuncia, en donde señaló irregularidades al interior de la Comisión. “Se pretendió convertir la reparación integral en sinónimo de dinero, repartido de forma discrecional, sin transparencia ni rendición de cuentas. No sorprende que en estas condiciones, también se haya querido hacer de la CEAV, patrimonio y botín de intereses políticos”, dijo en su misiva de renuncia, al tiempo que precisó que, hasta el 23 de junio, había seis auditorías en marcha.

Según lo estipulado en el proyecto que se analizará en la Cámara de Diputados, para el 2021 se prevén recursos para la CEAV por 843 millones 726,642 pesos; para este año dicha instancia tiene asignados recursos por 855 millones 454,264.

Es decir, la Comisión de atención a víctimas de violencia tendría una reducción en su presupuesto de 11 millones 691,622 pesos, equivalente en términos nominales a 1.3 por ciento.

Este miércoles, en un comunicado, la CEAV aseguró que garantizará la “asistencia, atención, ayuda y reparación integral a las personas víctimas de violación a los derechos humanos y de delitos federales, de forma multidisciplinaria y especializada, con máxima protección, sin criminalización ni revictimización, y con la participación conjunta de diversas instancias públicas y privadas”.

Desapariciones en el país

Por otra parte, en el presupuesto para la búsqueda de personas se prevé la asignación de un monto para el siguiente año igual a lo destinado para este 2020, que asciende a 720 millones 396,562 pesos.

Fue a partir del 2019, el primer año del mandato lopezobradorista, que se comenzaron a destinar específicamente recursos para la búsqueda de personas en el país.

Presupuesto, “de la magnitud del problema”

Representantes de víctimas coincidieron en que es necesario destinar mayores recursos para la búsqueda de personas en México; mientras que en el caso de la CEAV, opinaron que es igual de importante una reestructuración en su interior que dotarla de mayor presupuesto.

Lucy Díaz, fundadora del colectivo Solecito de búsqueda de personas, afirmó que si bien hay una crisis económica se deben generar recortes en otras áreas.

Añadió que en el caso de los recursos para la búsqueda de personas —a los cuales se les prevé dotar el mismo monto para el 2021 que este año—, lo que se generará es que se tengan los mismos alcances que este año, “que no podemos tener una buena referencia porque no se pudo hacer mucho; tendría que ser mayor (el presupuesto)”, dijo.

No obstante, Díaz refirió que tienen que ser los estados los que también destinen mayor cantidad de recursos para poder hacer frente a las miles de desapariciones en la República.

“Los estados no están respondiendo (...) es importantísimo que los estados reconozcan su obligación, no lo están haciendo (...) en general la mayoría están haciendo lo básico”, apuntó.

En el caso de la CEAV, acotó, el problema no es tanto el presupuesto sino “el desorden” a su interior que presenta.

Por su parte, Josefina De León Mendoza, integrante de la Red de Desaparecidos, cuestionó que se destine la misma cantidad de recursos para la búsqueda de personas en el país, porque influirá en que se tengan menos avances.

Sobre la CEAV, León Mendoza calificó la propuesta de presupuesto como “un retroceso bastante severo”. “Estamos hablando de que simplemente si el delito de desaparición está aumentando y víctimas del delito no son solamente la desaparición sino todos los delitos que están dentro del Código Penal, hay un gran aumento también de feminicidios y de otros tipos de casos, entonces creo que es incoherente”, sostuvo.

hector.molina@eleconomista.mx