El presidente Enrique Peña Nieto atribuyó la violencia en Tamaulipas al flujo de armas ilegales y dinero en efectivo de Estados Unidos, que tienen como destinatarios a grupos del crimen organizado, lo que incrementa su capacidad de operación.

“Es el estado donde se tienen los mayores puertos de acceso hacia los Estados Unidos, país con el que hacemos el mayor comercio y también del país del que lamentablemente tenemos la introducción ilegal de armas, de dinero en efectivo, que es insumo para la operación de los cárteles que operan aquí en esta región y en toda la geografía nacional”, dijo.

Al inaugurar el Libramiento Reynosa Sur II, el Ejecutivo federal reconoció que “en algunas partes de la geografía nacional”, como es el caso de Tamaulipas, se vive un clima de violencia e inseguridad.

Sin embargo, justificó que, para el caso de esta entidad, se le ha estigmatizado por “algunos hechos” de violencia que han ocurrido.

“En el caso particular de Tamaulipas, a veces ha sido más señalado o estigmatizado por algunos hechos de violencia que se han registrado en este estado”, expuso.

Refirió que, al platicar con el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, se comentó que cuando en el 2005 EU liberó la venta de armas largas y de asalto, se “proyectó precisamente el fortalecimiento del crimen organizado”, por lo que al tener mayor capacidad de operación con armamento de alto calibre continuará el reto de enfrentarlo y disminuir sus capacidades.

Por eso, dijo, el esfuerzo conjunto y compartido que debemos hacer con las autoridades de Estados Unidos, para frenar ese flujo ilegal de armas y de dinero en efectivo que sin duda fortalece las capacidades de operación de las organizaciones criminales.

A menos de tres meses de que concluya su mandato, Peña Nieto manifestó que Tamaulipas tendrá el apoyo de las Fuerzas Armadas.

[email protected]