Luego de los cuestionamientos que hizo el PRD por el desempeño de los magistrados electorales, el sol azteca en el Senado presentó una iniciativa de reforma constitucional que prohibiría el salto de magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación a ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Ante la posibilidad que se ha manejado de que los magistrados electorales María del Carmen Alanís, Flavio Galván y Salvador Nava Gomar sean propuestos como integrantes de la Corte, los senadores perredistas Ángel Benjamín Robles Montoya, Fidel Demédicis Hidalgo e Isidro Pedraza Chávez presentaron una iniciativa para reformar los artículos 95 y 99 de la Constitución. Plantean que para ser electo Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se necesita no haber sido Secretario de Estado, Procurador General de la República o de Justicia del Distrito Federal, Magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Senador, Diputado federal ni Gobernador de algún Estado o Jefe del DF, durante el año previo al día de su nombramiento.

La iniciativa del PRD plantea aumentar de nueve a 15 años el periodo de encargo de los magistrados electorales, aunque deja en claro que ninguna persona que haya sido Magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación podrá ocupar el cargo de Ministro de la Suprema Corte.

Los senadores perredistas justificaron los motivos de su iniciativa para evitar que los poderes usen y abusen de las aspiraciones (legitimas en algunos casos) de quienes buscan ocupar un cargo en la SCJN, es necesario, argumentan, promover una reforma que homologue a los magistrados de la Sala Superior (a partir de la nueva integración) con los ministros de la Corte, y que la designación como Magistrado de la Sala Superior constituya el punto límite de la carrera judicial, como en el caso de quienes integran la propia Corte.

[email protected]