El sismo de magnitud de 7.2 grados registrado este viernes en el país, y con epicentro en las inmediaciones de Pinotepa Nacional, activó la alerta sísmica en la Ciudad de México con una antelación de 80 segundos, previo a la llegada de las ondas sísmicas provocadas por el deslizamiento de placas ubicadas en la costa que media entre las entidades de Guerrero y Oaxaca.

El Sistema de Alerta Sísmica Mexicano (SASMEX) comunicó que tan pronto los sensores próximos a Pinotepa Nacional se activaron por la presencia de actividad sísmica, se activó la red de alerta sísmica, advirtiendo a la ciudad de Oaxaca con 28 segundos de antelación, 44 segundos para Chilpancingo y Acapulco, 64 para Puebla, 108 en Morelia, 151 para Colima y 164 segundos en Guadalajara.

La fuerza liberada por el movimiento de placas se propaga en ondas sísmicas. Los sensores del SAS se enfocan en la detección de las ondas sísmicas superficiales, tipo de ondas sísmicas causantes de los daños producidos por los movimientos telúricos en las construcciones. Las ondas sísmicas superficiales poseen una velocidad de propagación de entre 3.5 y 4.0 kilómetros por segundo, lo que significa que tardan entre 75 y 85 segundos en viajar de Guerrero la Ciudad de México.

Una vez que los sensores sísmicos del Sistema de Alerta Sísmica Mexicano realizan cálculos que ubican la liberación de energía en parámetros que indican la aparición de un sismo fuerte, envían esta información por radio a sistemas de cómputo ubicados en las ciudades bajo cobertura del SASMEX. La antelación con la que la señal de alerta se activa en las localidades previo a la llegada del movimiento telúrico es debida a que las ondas de con las que se difunde se propagan con mayor rapidez que las ondas sísmicas.

El SASMEX emite 2 tipos de alerta: alerta pública y alerta preventiva. Si los efectos del sismo se estiman en efectos moderados, se emite la alerta preventiva; si se estiman en efectos fuertes, se emite la alerta pública.

La alerta pública se activa con sismos de magnitudes cercanas a los 6 grados. Los avisos de emergencia se realizan en un sistema que comprende sonorización en las calles por medio de altavoces colocados en puntos fijos. La Ciudad de México cuenta con 8,200 de estos altavoces distribuidos en las 16 delegaciones de la entidad, a los que se sumarán entre 800 y 1,000 más por las autoridades capitalinas tras el sismo del 19 de septiembre del 2017.

La alerta se difunde empleando protocolos NWR (National Weather Radio) y códigos SAME (Simple Area Message Encoding) desarrollados en Estados Unidos bajo la NOAA (National Oceanographic and Admospheric Administration). Alejandro Navarrete, director de la Unidad de Espectro Radieolectrico de IFT, explicó en entrevista que la señal de la alerta se disemina en frecuencias de la banda de VHF, que va de los 30 MHZ a los 300 MHz del espectro radioeléctrico. El funcionario explicó también que no hay una sola señal para todo la red, debido a que en algunas regiones ésta puede estar en uso por televisoras, radiodifusoras locales y/o servicios policiales, por ejemplo. En caso necesario, en los puntos de retransmisión la señal es cambiada de frecuencia para evitar interferencias.

El SASMEX por normativa utilizar fuentes de energía autónomos y aprovechar la energía solar, al tiempo que opera con elementos alternos y redundantes en los sistemas de comunicaciones. Estas medidas buscan garantizar tener operativo el sistema de monitoreo y alerta en todo momento.

Los inicios del SASMEX se remontan al 2005, año en que por iniciativa de los gobiernos de Oaxaca y la Ciudad de México en coordinación con la Secretaría de Gobernación, se convino integrar el SAS y el SASO, los sistemas de detección y alerta de cada una de las entidades. El Sistema de Alerta Sísmica de la Ciudad de México (SAS), fue creado en 1989 por el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico, A. C. (CIRES). SAS originalmente inició con 12 estaciones sismo sensoras cubriendo de forma parcial un segmento de la Costa de Guerrero. En 1999, el gobierno de Oaxaca firmó un convenio con el CIRES para desarrollar el Sistema de Alerta Sísmica para la Ciudad de Oaxaca (SASO). El SASO tiene 37 estaciones sismo sensoras operando en la costa, centro y norte de Oaxaca, cubriendo su territorio sísmico peligroso.+

El CIRES, entidad que opera la alarma sísmica, es una asociación civil no lucrativa fundada en junio de 1986, originalmente bajo el auspicio de la Fundación Javier Barros Sierra, A. C., para promover la investigación y desarrollo de tecnología aplicada a la instrumentación sísmica, como medio útil para mitigar posibles desastres sísmicos, como los que sufrió la ciudad de México en los sismos de septiembre de 1985.

En el 2010 el gobierno del Distrito Federal invirtió en la actualización del SAS, y en la ampliación de la cobertura sísmica con 64 estaciones sensoras sísmicas que cubrió las regiones sísmicas de los estados de Jalisco, Colima, Michoacán, Puebla, a la vez que complementó la red en Guerrero. Con esta inversión, la infraestructura alcanzó un total de 97 estaciones sismo-sensoras.

La señal de alerta sísmica también se difunde através de aplicaciones digitales para dispositivos móviles. La Ciudad de México tiene a disposición de la ciudadanía la app 911 CDMX, para las plataformas Android e IOS. Otras aplicaciones que han mostrado su utilidad en eventos sísmicos son SkyAlert, que usuarios en redes sociales advirtieron de su pertinencia este viernes al dar aviso oportuno de la llegada del sismo, y Earthquake!, aplicación de la American Red Cross, que alerta de los sismos con notificaciones generadas por el departamento de Investigación Geológica de Estados Unidos (USGC por sus siglas en inglés).

erp