En lo que fue su primera intervención ante líderes mundiales después de más de un año de haber llegado al gobierno de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a los integrantes del grupo de los 20 que sea la ONU la encargada de controlar la venta de medicamentos y equipo médico durante la emergencia provocada por el Coronavirus a nivel mundial.

la cumbre virtual extraordinaria del G20, el mandatario mexicano expuso lo que se está haciendo en México frente a la pandemia mundial y de las medidas de recuperación económica.

“En cuanto a cooperación internacional, hice mención de la urgencia de que la ONU controle todo lo relacionado con el comercio de medicamentos y de equipos, porque hay escasez y al mismo tiempo hay acaparamiento de los que tienen más posibilidades económicas y tiene que darse un trato humanitario, no especulativo, no lucrativo”, aseveró durante conferencia de prensa en Palacio Nacional.

Asimismo, el tabasqueño indicó que en la cumbre virtual expuso la necesidad de dar atención a las microempresas y a la economía informal, ya que al paralizarse la economía se ven muy afectados, por lo que hizo un llamado a poner atención a estos sectores.

“También hablé de que las grandes potencias, las hegemonías tienen que ayudar para establecer una especie de tregua, que no haya cierres de fronteras con políticas arancelarias unilaterales, que no prevalezcan los monopolios comerciales, que no se use el precio del petróleo para afectar la economía de los pueblos y cerrarle el paso a la especulación financiera estabilizando la economía mundial” agregó el mandatario.

Además de instar a proteger a los grupos más vulnerables, como los adultos mayores, enfermos de diabetes, de hipertensión, de padecimientos renales, a madres, mujeres embarazadas.

Por su parte, Marcelo Ebrard Casaubon, Secretario de Relaciones Exteriores, detalló que la conversación que tuvo el presidente con las y los 20 jefes de Estado de las economías más grandes del mundo, requiere más que declaraciones generales para hacer frente a lo que estamos viviendo en este momento por la propagación del Covid-19.

Por lo tanto, el que se involucren los jefes de Estado significa un cambio cualitativo para hacer frente a la pandemia.

“Se tiene que actuar de otra forma y se tiene que garantizar el acceso de todas y de todos los países a los medicamentos y a los equipos(…) Entonces, se requiere una intervención inmediata de los jefes de Estado para que no ocurra lo que estamos viendo ya en todo el mundo hoy frente a la pandemia. Eso es lo más valioso de esta conversación, vamos a ver si cumplen todos, pero por lo pronto se dijo, se discutió y se acordó frenar ese proceso”.

El canciller consideró que la reunión de los G20 significó para nuestro país participar en la toma de decisiones de gran calado para preparar la recuperación económica.

“Compromiso común, se tiene que ver en las próximas horas y en los próximos días; y también, si no se da tendremos que decirlo, porque es ahora o nunca, no podemos pensar que haya un orden mejor en el ámbito global si hoy no podemos con esta pandemia y si no hay solidaridad hoy, hay que exigirlo y de eso se trató la conversación”, dijo.

El debut de AMLO en la escenario internacional

intervención de Andrés Manuel López Obrador en la escena internacional llega tarde, sin embargo, la crisis generada por la pandemia del Coronavirus podría ser un oportunidad para detonar la política exterior de México, señalan expertos en temas internacionales.

Adolfo Laborde, profesor investigador de la Universidad Anáhuac y doctor en Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México, alertó que la ausencia del mandatario mexicano en el ámbito internacional puede generar una falta de credibilidad ante otras naciones, además de señalar que en su intervención en la cumbre virtual del G20, el mandatario mexicano planteo temas de agenda nacional cuando la posición debía ser de ámbito internacional.

“No estuvo en la cumbre de Osaka, Japón (celebrada en junio del 2019), donde podía darse la posibilidad de empezar a generar esta relación uno a uno y de confianza con los mandatarios del G20, entonces es un desconocido prácticamente y llega con un posicionamiento de política local”.

Adolfo Laborde consideró que una cosa es tener una narrativa muy abierta y ambiciosa en México que puede llegar a no cumplirse ante una población cautiva o de simpatizantes, pero en el terreno internacional “no hay una lógica electoral, ahí si hay que sustentar lo que se dice, un respaldo de ejecución en política exterior”.

Añadió que durante la cumbre del G20 celebrada ayer, al mandatario mexicano “le faltó tocar temas globales más que nacionales, debía incluir lo que México iba a contribuir en materia y posicionamiento de la lucha contra el Coronavirus”

consideró que durante su intervención en la cumbre virtual del G20, el mandatario mexicano planteo temas de agenda nacional cuando la posición debía ser de ámbito internacional.

“Lo que pretender hacer el presidente es llevar la agenda nacional ( de las afectaciones a los más vulnerables) a un tema de posicionamiento global”.

Por su parte, Yazmín Fabiola Benítez, maestra en ciencias políticas y relaciones internacionales en la UNAM y UVM, expresó que desde el inicio de este nuevo gobierno, López Obrador mostró poco interés hacia el exterior al dejar a Marcelo Ebrard ese papel de representación, sin embargo, las declaraciones sobre apoyar a los más vulnerables ante el G20, sería una buena aportación de México.

“Que López Obrador pusiera acento en los más vulnerables (…) es un asunto ético en el tratamiento de la pandemia (…) y es importante la voz de México para poner en alerta, no solo a las grandes economías del mundo, sobre las personas que están desprotegidas y vulnerables”, añadió la especialista.

Por otro lado, Yazmín Fabiola Benítez, alerto que no hay una definición clara de política exterior en México, pues aunque sus principios están plasmados en la constitución, es necesario generar un contenido operativo, el cual no existe ahora en la política internacional de nuestro país.

“El asunto es cómo se aplica la política exterior, en ese sentido no ha sido muy acertada la presencia de México en el mundo”.

La académica también considero que la presencia del mandatario en el ámbito internacional va tarde, pero consideró que el tema de la contingencia por el Coronavirus y la afectación a los más vulnerables sería un momento para aprovechar y “detonar la política exterior” .

“La emergencia abre la puerta de un nuevo sistema internacional; México no se puede quedar atrás”, aseveró.

[email protected]