Fausto Lugo García, alertó que el predio de Santa Fe siniestrado desde el 27 de octubre por derrumbe, representa un grave peligro de protección civil, sobre todo si se registra un sismo.

Recordó que existe una parte volada’’ del predio y se debe derrumbar, pero acotó, esa decisión no le corresponde, sino a la Consejería Jurídica y a la secretaría de Obras.

Luego de una breve comparecencia ante las comisiones de Protección Civil y de Desarrollo e Infraestructura Urbana en la ALDF, interrumpida ante el sismo de 5.8 grados en escala de Richter con epicentro en Guerrero que obligó desalojar el inmueble, Lugo García juzgó que las obras de mitigación que iniciaron en esa zona, son un paliativo.

El funcionario se retiró antes de la ALDF pues aunque el sismo no provocó incidentes, tenía que aplicar protocolos de revisión en 16 Jefaturas Delegacionales e inmuebles del Centro Histórico.

Al término de la audiencia, fue cuestionado por los medios, quienes insistieron en que definiera su postura sobre el problema que obligó a abandonar sus hogares a 116 personas del Fraccionamiento Residencial Vista del Campo de las Torres 3, 4 y 5, que aún no regresan, fue escueto en el sentido que derrumbar el inmueble causa del problema, no es su jurisdicción.

Esto pese a que el Manuel Granados Covarrubias, consejero Jurídico capitalino ha dicho que se va a demoler’’ el inmueble, causa del problema, porque dijo, no es su trabajo, eso tendría que hacerlo en caso de existir el permiso legal la Secretaría de Obras.