Para garantizar el derecho de los ciudadanos de acceder a alimentos de calidad y fortalecer la soberanía del Estado en la materia, el senador Isidro Pedraza Chávez propuso la creación del Instituto Nacional de Alimentación.

El presidente de la Comisión de Autosuficiencia Alimentaria del Senado planteó la necesidad de conciliar intereses de todos los sectores activos y pasivos en la distribución y consumo de los alimentos en el esfuerzo por garantizar su seguridad y disponibilidad.

Argumentó que por ese motivo presentó una iniciativa en la que se propone diseñar un marco legal para crear un sistema permanente de atención a las personas, familias y hogares que están o puedan caer en situación de carencia alimentaria y pobreza extrema.

El legislador explicó que la ley comprende las políticas de apoyo en caso de desabasto o crisis debido a fenómenos naturales, vulnerabilidad social, especulación o carencias. En ese sentido, se sugiere la creación de una instancia de reserva de alimentos.

Además del Instituto Nacional de Alimentación, se plantea la creación de instancias para aplicar políticas públicas, programas, proyectos y acciones que garanticen la disponibilidad, educación, capacitación, transferencia de tecnología, apoyo alimentario y reserva de alimentos.

Esas instancias son el Sistema Nacional de Información Alimentaria, el Fondo de Ingesta Alimentaria, el Instituto de Educación, Capacitación y Transferencia de Tecnología Alimentaria y Nutricional, y la Agencia Nacional de Certificación de la Calidad Alimentaria.

Esos organismos funcionarían con participación de los gobiernos federal y, en su caso, de los estatales y municipales en una réplica en cada uno de ellos. También participaría el sector privado.

Pedraza Chávez enfatizó que la Secretaría de Educación Pública (SEP) tendría un papel fundamental, pues incluiría en los contenidos educativos información sobre el valor nutricional de los alimentos y su adecuada combinación en favor de los educandos y sus familias.

En tanto la Secretaría de Salud (SEP) establecería las normas sobre el consumo de alimentos, mientras que la de Desarrollo Social (Sedesol) incorporaría en sus programas una vertiente de instrucción alimentaria para un mejor aprovechamiento de los mismos.