Alfredo Castillo Cervantes, subprocurador de Cuautitlán Izcalli, fue propuesto por el secretario de Gobierno del Estado de México, Luis Miranda, a ocupar el cargo de Procurador que dejó vacante Alberto Bazbaz Sacal, para transparentar el caso de Paulette Gebara Farah, ordenado por el gobernador Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, de acuerdo con fuentes mexiquenses, a Luis Miranda se le liga sentimentalmente con Alma Saldaña Farah, prima de Lisette Farah, madre de la malograda niña muerta por asfixia accidental, según las conclusiones a las que llegó el anterior abogado de los mexiquenses.

Castillo Cervantes fue el responsable de encabezar las indagatorias del caso y el primer funcionario de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) en llegar al departamento de la familia Gebara Farah el 22 de marzo, horas después que los padres de Paulette denunciaron su desaparición .

Además, Castillo Cervantes formó parte del círculo cercano del ahora exprocurador. Fue su asesor en los dos años que Bazbaz Sacal fue Subprocurador de Procesos Penales en la Procuraduría General de la República (PGR) y Director de Planeación de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI).

De acuerdo con la Ley Orgánica de la PGJEM, se expone que cuando se encuentre en ausencia o vacante el cargo de Procurador General de Justicia, quien debe ocupar el cargo inmediatamente es el Subprocurador General, lo que no está ocurriendo en este caso.

rtorres@eleconomista.com.mx