Luego de suspender por 24 horas el servicio médico y atención a urgencias por la inseguridad, la Cruz Roja en Salamanca, Guanajuato, reanudó operaciones luego de que los gobiernos estatal y municipal se comprometieron a garantizar la seguridad.

La noche del sábado la institución anunció en un comunicado el cierre de sus puertas “hasta nuevo aviso”, cancelando el servicio médico y la atención de urgencias con sus ambulancias.

“Debido a ciertos acontecimientos violentos en los que se vio expuesto nuestro personal, por orden de nuestras autoridades institucionales no se brindarán servicios”.

“Pedimos a toda la ciudadanía comprensión, todos los que somos voluntarios en esta noble institución creemos en su misión llena de un espíritu humanitario que nos guía pero en este momento debemos cuidar nuestra integridad, también nosotros somos padres, hijos, hermanos”, expuso.

“Los voluntarios de Cruz Roja no somos parte de ningún conflicto”, destacó la institución.

En un comunicado, el ayuntamiento de Salamanca dio a conocer la reactivación de los servicios, luego de sostener una reunión con integrantes de la institución y representantes estatales y municipales de cuerpos de seguridad pública.

“El gobierno municipal informa a la ciudadanía que se cuenta con todo el respaldo y voluntad de Cruz Roja y su personal para continuar realizando su noble labor en nuestra ciudad, la cual ha vuelto a la operatividad desde esta misma tarde, en tanto que los cuerpos encargados de garantizar la seguridad reforzarán su resguardo a esta heroica institución”, manifestó.

De acuerdo con medios locales, la tarde del sábado luego de atender a una persona que fue baleada en la colonia San Roque, sujetos armados interceptaron a la ambulancia y tras amenazar a los socorristas se llevaron al herido.

Se dio a conocer que las amenazas continuaron vía telefónica en la sede de la delegación de la Cruz Roja. En este sentido, la institución internacional insistió en que durante su historia se “ha distinguido por ayudar a todo ser humano que tiene su vida en peligro no importando su color, creencias religiosas o políticas ni condición económica”.

La Secretaría de Seguridad Pública estatal confirmó el hecho, sin embargo puntualizó que el lesionado descendió voluntariamente de la ambulancia para abordar el vehículo en el que se retiró con rumbo desconocido.