Después de 51 días de iniciada la Jornada Nacional de Sana Distancia, el gobierno federal presentó su plan de regreso “a la nueva normalidad”, el cual estará determinado por un semáforo regional de cuatro colores, que se actualizará cada semana, según los reportes de contagios y muertes en los municipios y estados.

El regreso a la “Nueva Normalidad” consistirá en tres etapas: 18 de mayo, reapertura de municipios sin contagios; del 18 al 31 de mayo, preparación para la reapertura general con protocolos sanitarios; y el 1 de junio, implementación del sistema de semáforo por regiones.

Por lo anterior, de acuerdo con las autoridades, a partir del próximo lunes, 269 municipios de 15 entidades del país podrán regresar a sus actividades escolares, económicas y sociales cotidianas, de la mano de la implementación de cercos sanitarios.

Semáforo para la reapertura económica de México

Este mecanismo de apertura de actividades sociales, educativas y económicas considera cinco categorías: Medidas de salud pública y de trabajo; Laborales esenciales y no esenciales; Espacios públicos abierto/cerrado; Personas vulnerables y actividades escolares; y Cuatro colores de medición.

Rojo

El color rojo significará que existe una alerta sanitaria máxima en la localidad, por lo que sólo estarán en funciones las actividades esenciales, que incluye nuevas como la minería, construcción y fabricación de transporte. Ya estaban consideradas otras, como los servicios de salud y transporte.

Naranja

Cuando el semáforo esté en color naranja, se podrán realizar actividades esenciales, mientras que las no esenciales podrán operarse en forma reducida, además de que habrá máximo cuidado a los trabajadores vulnerables

Amarillo

Con el color amarillo, las localidades comenzarán a abrir espacios públicos cerrados, como museos e iglesias, de manera reducida. Las personas vulnerables tendrán que recibir un cuidado medio, mientras que las actividades de minería, construcción y la industria automotriz, regresarán a una nueva normalidad más abierta.

Verde

Finalmente, cuando el color del semáforo esté en verde, los espacios públicos tanto abiertos como cerrados serán reabiertos, las clases presenciales volverán y las personas vulnerables sólo necesitarán cuidado de control.

La secretaria de Economía, Graciela Márquez, reconoció que se necesita un plan que dé claridad, certidumbre y seguridad a los ciudadanos, trabajadores, empresas, gobiernos estatales y municipales.

Su aplicación es voluntaria, dice el Ejecutivo

El presidente Andrés Manuel López Obrador subrayó que el plan de regreso a la Nueva Normalidad “es de aplicación voluntaria”, por lo que, si las autoridades estatales o municipales deciden levantar el confinamiento de manera anticipada, no habrá sanción alguna.

“Si hay una autoridad municipal, estatal que, de acuerdo a las características propias de cada región, de cada estado, decide que no va a acatar este plan, no habrá controversia. No vamos a pelearnos, no vamos a dividirnos, no vamos a apostar a la separación. Por eso es muy importante que se sepa que el plan, aunque ha sido consensado en lo general, también admite la discrepancia, el derecho a disentir”, expresó en conferencia de prensa en Palacio Nacional.

El mandatario mexicano sostuvo que mantendrá su postura de no imponer nada a través de medidas coercitivas, ya que, dijo, la apuesta es la responsabilidad de la ciudadanía.

Y consideró que México está a punto de ver “la luz al final del túnel”.

Empresas se declaran listas

Las empresas de los sectores que se incorporaron a la lista de esenciales y, por lo tanto, serán las primeras en regresar a trabajar, se declararon listas para la reactivación.

El sector automotriz se comprometió a agilizar la reanudación de las actividades y reactivar la economía, con el apoyo de las autoridades.

“Hemos tomado acciones y precauciones fundamentales... para mitigar los efectos de la pandemia, con lo que seguiremos mostrando el compromiso firme del sector en la adopción de medidas de prevención”, informó la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.

Canacintra refirió que afina la estrategia de seguridad, para garantizar la salud de los trabajadores que se reincorporen a sus actividades. (Lilia González)

maritza.perez@eleconomista.mx