Durante la elección de la nueva Mesa Directiva para el Segundo Año de Ejercicio de la LXIII Legislatura del Senado de la República, legisladores hicieron patente la necesidad de discutir la política exterior mexicana.

Con 88 votos a favor de un total de 91, los congresistas eligieron al senador Pablo Escudero Morales como presidente. Como vicepresidentes fueron electos los asambleístas Blanca Alcalá Ruiz, César Octavio Pedroza Gaitán y Luis Sánchez Jiménez; como secretarios, los parlamentarios Rosa Adriana Díaz Lizama, Itzel ?Sarahí Ríos de la Mora, Luis Humberto Fernández Fuentes y María Elena Barrera Tapia.

En este espacio, el exsecretario de Gobernación y de Educación Pública, actual senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manuel Bartlett Díaz, advirtió que el presidente del Senado tiene que ejercer su función con una absoluta imparcialidad.

En un cuerpo como éste donde se da toda clase de enfrentamientos verbales, discusiones. Lo que se le pide al presidente del Senado es el equilibrio, tiene que mantener el orden, desde luego, pero la mayor apertura, éste es un cuerpo para dialogar, para debatir. Frenar el debate, buscar silenciar voces, es lo más negativo que puede suceder para el Senado de la República .

Si bien Escudero sostiene una relación de parentesco político con el priista Manlio Fabio Beltrones al estar casado con su hija, la diputada Sylvana, el militante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) afirmó que fueron sus méritos políticos los que lo llevaron a su actual cargo.

En varias ocasiones durante la junta previa, legisladores solicitaron la palabra para hablar sobre la política exterior mexicana a propósito de la visita del candidato republicano, Donald Trump, a México.

Escudero expresó que la actual Legislatura tiene asuntos en lista muy relevantes, y creo que estos meses de gran trabajo serán la mejor ventana para convertir estos pendientes en logros , aseveró.

ana.langner@eleconomista.mx