Una investigación llevada a cabo por el Colegio de la Frontera Norte (Colef) demuestra que el abuso de poder que los policías mexicanos ejercen, los lleva a extorsionar a los migrantes que recorren el país en busca del sueño americano, explicó en entrevista telefónica el relator de la ONU de los Derechos de las Personas Migrantes y fundador de este centro de investigaciones, Jorge Bustamante.

Mediante entrevistas en las principales ciudades del norte del país a personas que fueron indocumentadas entre 1991 y el 2001, rastrearon que las extorsiones provenían principalmente de los policías mexicanos, hecho que, a decir del especialista, se mantuvo y agravó debido a que el gobierno de México no puso atención en el fenómeno y en la conducta racista que presentaban las autoridades de seguridad.

Las encuestas revelaron también que los policías extorsionaban más a los migrantes del sur y que eran identificados por el color de su piel y por sus rasgos indígenas.

Se requiere que el gobierno mexicano se haga responsable de las violaciones a los derechos de los migrantes, pues no hay país en donde mueran tantos , afirmó Jorge Bustamante.

Vale destacar que de septiembre del 2011 a junio del 2012, 5,661 migrantes sin documentos, en su mayoría procedentes de Guatemala, Honduras y El Salvador, fueron puestos a disposición de autoridades migratorias, de acuerdo con datos registrados en el VI Informe de Gobierno.

Por otro lado, en el Contrainforme realizado del movimiento #YoSoy132 se reporta que los migrantes viven la violencia no sólo por transitar a través de un país militarizado, sino por ser objeto de violaciones a sus derechos, trata y extorsión sin tener protección del Estado.

Respecto a la migración irregular, de acuerdo con el Instituto Nacional de Migración, al país ingresan aproximadamente 140,000 indocumentados al año; organizaciones no gubernamentales han llegado a contabilizar hasta 400,000 personas por año.

Según el documento, la Comisión Nacional de Derechos Humanos estima que en el sur del país fueron secuestrados 11,333 migrantes en el primer semestre del 2010; organizaciones civiles tienen cifras de 22,000, sobre todo en las fronteras sur y norte.

De acuerdo con las investigaciones del contingente, los secuestros son cometidos por bandas de delincuencia organizada, por 188 autoridades adscritas a los tres niveles de gobierno y delincuentes independientes, que, coludidos con autoridades, piden rescate de hasta 4,000 dólares.

MIGRANTES EN MÉXICO

VIOLENCIA PERPETÚA INVISIBILIDAD

La violencia por la lucha contra el crimen organizado ha perpetuado la indefensión de los migrantes, extranjeros y nacionales, pues ante el temor de ser extorsionados no denuncian los delitos que padecen, dijo Nora Elsa Hinojo, integrante de la organización Vía Migrante.

En el marco del evento México Open, expuso que los migrantes sufren más por extorsión y agresiones de la policía que por criminales.

El problema no son las leyes, sino la falta de aplicación , reclamó.

Migrantes que entran en contacto con esta organización civil dicen que desde hace unos cuatro años se ha vuelto una mortal llegar a Estados Unidos, por lo que muchos prefieren quedarse a la mitad del camino.

A ello se suman las agresiones y amenazas a los defensores de derechos humanos que trabajan con extranjeros sin documentos. Ante la vulnerabilidad, el seguimiento a las violaciones de derechos humanos y garantías individuales se dificulta.

[email protected]