Integrantes de organizaciones afiliadas a la Unión Nacional de Trabajadores y al Frente Sindical Mexicano participaron en el mitin para conmemorar el Día del Trabajo.

Los primeros contingentes comenzaron a llegar al Zócalo a las 10:20 de la mañana y los últimos arribaron casi al mediodía, cuando iniciaron los discursos desde el templete colocado enfrente del Palacio Nacional, aunque la respuesta fue menor a la de otros años.

El contingente más numeroso fue el del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, representado por trabajadores de diversas centrales del DF, el Estado de México y varias divisiones.

Estuvieron presentes afiliados a la Sección 188, quienes laboran en CYCSA, una empresa filial de Teléfonos de México; marcharon enmascarados -dijeron- para evitar represalias por haber acudido al mitin.

Asistieron tranviarios, integrantes de los sindicatos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional y de la Universidad Autónoma del DF.

También del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica, del Instituto Mexicano del Seguro Social, de la Procuraduría General de la República y de las asociaciones sindicales de Pilotos Aviadores y de Sobrecargos de Aviación.

Además del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear, la Secretaría de Seguridad Pública federal, MetLife, el Banco Mexicano de Comercio Exterior y Nacional Financiera, estos últimos vestían de negro y llevaban un féretro de cartón con la leyenda: Aquí yace la banca de desarrollo .

Otro contingente, no identificado, llevaba monigotes que caricaturizaban a los candidatos presidenciales Enrique Peña Nieto, de la coalición Compromiso por México, y Josefina Vázquez Mota, del PAN, de cuyos cuellos pendían cartones con los defectos que los trabajadores ven en los políticos.

También hubo contingentes del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex, de Trabajadores de La Jornada y de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México. Destacó la presencia de los mineros, ante quienes se ratificó el apoyo a la causa de Napoleón Gómez Urrutia, y se escuchó también un mensaje del Tribunal Internacional de Libertad Sindical.