El presidente del Senado, Miguel Barbosa, promovió la creación de una comisión legislativa que a la par de la Secretaría de la Función Pública (SFP) investigue si hay conflicto de interés en la adquisición de las casas del presidente, Enrique Peña Nieto; de la primera, dama Angélica Rivera, y del secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

La comisión legislativa, dijo, sería un espejo de la investigación que haga el secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, al respecto y estaría integrada por senadores de los cinco grupos parlamentarios en la Cámara Alta (PRI, PAN, PRD, PVEM y PT).

La propuesta que avaló Barbosa Huerta fue idea del senador perredista Armando Ríos Piter, quien afirmó que la comisión senatorial sería un contrapeso del gobierno federal. Tengamos una comisión que esté a la altura de la necesidad que tiene la sociedad de información y me parece que más allá de estar viendo una comisión en la lógica del proceso electoral, hay que verla en la lógica de la enorme crisis que tiene la clase política en este momento , dijo.

El guerrerense afirmó que la comisión le daría credibilidad a que un subordinado del presidente Enrique Peña Nieto sea el que investigue si el propio titular del Ejecutivo federal y sus allegados incurren en conflicto de interés o no con la adquisición de sus casas y la cercanía con el Grupo Higa.

Esta comisión lo que nos dará será mucho mayor certeza, la certeza que no dio el informe presidencial al haber nombrado a un subordinado encargado de investigar a su jefe. Me parece que en una lógica democrática podríamos encontrar en el Poder Legislativo un contrapeso que le dé mucha mayor capacidad de investigación (a la SFP) de frente a la ciudadanía , enfatizó.

Por su parte, el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, destacó que analizará con objetividad y alto sentido de responsabilidad todas las propuestas que se enfoquen al combate a la corrupción, entre ellas la creación de la precipitada comisión espejo.

tania.rosas@eleconomista.mx