Ante las suspicacias que ha generado la minuta de Ley de Seguridad, el PRI en la Cámara de Diputados presentó modificaciones para establecer "candados" con el fin de que la intervención de las Fuerzas Armadas no violenten los derechos humanos.

El diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alfonso Navarrete Prida, detalló que las modificaciones que su bancada presentó son analizadas por un grupo de trabajo integrado por representantes de cada fracción parlamentaria.

El legislador priista informó que la intención de su grupo parlamentario es mejorar la minuta que envió el Senado de la República y especificar que las Fuerzas Armadas sólo actuarán cuando exista peligro nacional.

Abundó que la propuesta prevé especificar la seguridad pública y la nacional, además de obligar al Ejecutivo federal a acatar el Artículo 89 constitucional.

Lo anterior, dijo, para "que la utilización de la Fuerzas Armadas se conduzca bajo una serie de 'candados' y requisitos que respeten las garantías individuales".

Navarrete Prida explicó que los "candados" que proponen son para que el gobierno federal haga uso del Ejército sólo cuando haya amenaza o riesgo de seguridad nacional, de manera que los asuntos públicos que se presenten de forma cotidiana lo resuelvan las autoridades civiles.

Al término de la reunión de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), el vicecoordinador del PAN, Carlos Alberto Pérez Cuevas, aseguró que las discusiones para integrar el dictamen de la minuta que envió el Senado no se "están haciendo en lo oscurito, ni habrá albazo" para aprobarla en este periodo ordinario de sesiones.

"El tema de seguridad nacional se discute, contrario a lo que unos vienen, declaran y hacen algarabía de que habrá un 'albazo', de que se está viendo en lo oscurito, de que no se está negociando, a todas luces eso no tiene sustento", resaltó el legislador por el Partido Acción Nacional (PAN).

Explicó que de acuerdo al nuevo reglamento, y a pesar de que esta minuta fue turnada a cinco comisiones, la Jucopo buscará los consensos necesarios para sacar los temas de mayor interés con la representación de diputados de todos los grupos parlamentarios.

Por su parte, la secretaria de la Comisión de Seguridad Pública, Teresa del Carmen Incháustegui Romero, aseguró que la minuta de Seguridad Nacional da facultades excesivas al Ejecutivo y por el contrario reduce las atribuciones en el ramo del Poder Legislativo.

"Es un exceso del Artículo 89 constitucional que tiene que ver con las atribuciones del Ejecutivo y se están minimizando las disposiciones de intervención del Legislativo", destacó la legisladora por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Indicó que la reforma criminaliza los movimientos sociales, además de que existe una falta absoluta de contrapesos en el Consejo Nacional de Seguridad, pues sería el propio organismo el que se autoevaluará sin posibilidad de investigarlo.

En tanto que el vicecoordinador del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Pablo Escudero Morales, señaló que harán modificaciones para aclarar que las Fuerzas Armadas nunca intervendrán en movimientos sociales pacíficos.

Por su parte, el integrante de la Comisión de Seguridad Pública, Jaime Cárdenas Gracia, precisó las afectaciones a la Constitución que contiene la minuta.

El diputado por el Partido de Trabajo (PT) indicó que el documento supone la existencia de una etapa intermedia entre el estado de paz y de guerra, que le permitiría al Consejo de Seguridad su intervención.

apr