La situación de violencia que azota al país requiere de la Guardia Nacional; sin embargo, es necesario establecer los marcos jurídicos de seguridad pública en los municipios, indicaron alcaldes durante las audiencias públicas para la creación de la Guardia Nacional.

La presidenta de la Conferencia Nacional de Municipios de México y alcaldesa de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña, manifestó que las entidades locales deben alzar la voz para que la Guardia Nacional no sea una militarización en los municipios, sino que los elementos policiacos locales apoyen a las fuerzas armadas en las tareas de seguridad. “Deben ser las policías federal, estatal y municipal las que profundicen la profesionalización”, consideró.

El representante de la Asociación Nacional de Alcaldes y edil de Huixquilucan, Enrique Vargas del Villar, dijo que los alcaldes apoyan la creación de la Guardia Nacional, pero dio una serie de lineamientos que se deben incluir en el dictamen que será discutido en una sesión extraordinaria el 16 de enero próximo.

Expuso que la Guardia Nacional debe ser encabezada por un mando civil y no por un mando militar; que sean respetadas las competencias de los órdenes de gobierno en materia de seguridad pública y que los delitos del fuero común correspondan a las autoridades locales.

Además, que se defina el régimen de participación de las Fuerzas Armadas, definiendo la temporalidad y límites en el mando.

En tanto, el presidente de la Asociación de Autoridades Locales de México y presidente municipal de Tepic, Francisco Javier Castellón, consideró que el debate sobre la necesidad de un mando civil al frente de la Guardia Nacional está superado.

“Hay la idea obvia de que tiene que surgir (el mando) de un cuerpo organizado, como el Ejército o la Marina, pero en el marco de la operación, el mando tiene que ser civil. Eso es parte del debate que ya está superándose. Es necesaria la intervención del Ejército, pero se debe constituir un mando civil para las tareas de seguridad”.

El alcalde de Guadalajara, Ismael del Toro, calificó de preocupante que la reforma relegue a las policías estatales y municipales, ya que se apuesta todo a una Guardia Nacional de corte militar, sin tomar en cuenta la necesidad de fortalecer las capacidades de las corporaciones locales en seguridad.

En ese sentido, criticó la centralización que se genera con la “invasión” de atribuciones, al pretender que la Federación pueda reglamentar a las policías auxiliares y privadas locales, además de obtener y articular la información de los centros de monitoreo.

La edil de Chihuahua, María Eugenia Campo, subrayó que la inseguridad pública es la primera preocupación de la ciudadanía, pero también de los presidentes municipales, porque frena el desarrollo.

“No necesitamos una Guardia Nacional con una visión completamente externa de lo que realmente pasa en cada lugar. Entendemos que hay políticas públicas que sí funcionan, pero hay que dejar a los municipios implementar sus recetas”.

Mientras tanto, el alcalde de Morelia, Raúl Morón Orozco, enfatizó la “mala coordinación” con el gobierno estatal ya que existen problemas de huachicoleo y la policía federal ha ayudado, pero requieren de una policía municipal óptima y con mayor capacidad de fuerza.

Indicó que no hay cuerpos municipales y no se cumplen estándares de la ONU, ni de organismos nacionales, por lo que se necesitan resultados mediante una estrategia óptima.

A las mesas de Estrategias Municipales para la Seguridad y los Municipios ante la Problemática de la Inseguridad asistieron 20 representantes de las entidades locales que respaldaron la creación de la Guardia Nacional, sin embargo también solicitaron que policías y corporaciones de seguridad sean escuchadas, por lo que hicieron un llamado para dar más presupuesto a éstas.

Las audiencias seguirán hoy con la mesa sobre derechos humanos.