El confinamiento por la emergencia del coronavirus ha provocado el aumento de agresiones físicas contra mujeres, niñas, niños y adolescentes, así como enfermedades como la depresión, alertaron especialistas.

En el marco de la Jornada Nacional de Sana Distancia, la Secretaría de Gobernación informó la semana pasada que según los reportes de los estados sobre las llamadas de emergencia al 911, la violencia intrafamiliar presenta incrementos entre 30 y 100 por ciento.

Ayer, mediante una videoconferencia denominada “Violencia, Seguridad y Derechos Humanos ante el Covid-19 en México”, organizada por Causa en Común, Juan Martín Pérez García, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México, señaló que la violencia en los hogares se agudizó por el confinamiento, la falta de empleo y despidos laborales, lo cual no sólo produce violencia contra niñas, niños y adolescentes, sino también enfermedades mentales y el incremento de los suicidios.

Dijo que si bien hay medios al alcance para denunciar, como el número 911, no hay una respuesta rápida y eficiente por parte de las autoridades.

Mencionó que las personas que dependen económicamente de sus perpetradores tienen menos posibilidades de denunciar.

Destacó que datos del Inegi, al 21 de noviembre pasado, mostraban que en nuestro país, 66% de mujeres (30.7 millones) había enfrentado algún tipo de violencia en su vida, por lo que este fenómeno ya existía antes de la pandemia. El problema, añadió, es que se agudizó y aumentaron otros delitos como los abusos sexuales dentro del hogar.

Marcela Eternod Arámburu, feminista y especialista en estadísticas de género, dijo que 50% de la población se ha quedado en casa, y sólo 16% no puede quedarse. Esto implica, agregó, una convivencia generalmente en espacios reducidos, donde se afianzan los comportamientos violentos.

politica@eleconomista.mx