Enrique Peña Nieto (PRI) buscará que estados y municipios compartan la responsabilidad en el cobro de impuestos, porque actualmente casi 9 de cada 10 pesos se captan a través del gobierno federal.

El virtual ganador de la contienda presidencial destaca que la responsabilidad de cobrar más impuestos no puede seguir recayendo exclusivamente en la administración federal.

Debemos redefinir las obligaciones tributarias de los tres órdenes de gobierno para tener un pacto fiscal más equitativo y eficaz. Una reforma fiscal sólo podrá considerarse integral si incluye a gobiernos estatales y municipales , expone el priísta en el documento Estado eficaz , disponible en su sitio oficial en Internet.

Recién, el líder nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, alertó ante integrantes de la Federación Nacional de Municipios de México que éstos deben aumentar sus ingresos para así evitar su asfixia económica.

Peña opina que México no ha avanzado lo suficiente en la descentralización del ingreso fiscal. El gobierno federal recauda hasta 90% de los impuestos totales, mientras que el promedio de los gobiernos centrales de la OCDE es de 80 por ciento .

El priísta considera que una dependencia tan alta de participaciones federales no genera los incentivos necesarios para que los gobiernos locales ejerzan sus poderes tributarios.

Externa que en la actualidad los gobiernos locales tienen pocas facultades fiscales, así como menor margen para incrementar su recaudación.

En este tenor, Peña Nieto plantea diversas iniciativas para que los gobiernos locales participen activamente en la recaudación.

Primero, un nuevo arreglo de facultades fiscales que permita a los estados aumentar su participación recaudatoria; segundo, incrementar la eficiencia recaudatoria de los gobiernos estatales, y finalmente mejorar el cobro del impuesto predial en los municipios.

Enrique Peña, además, puntualiza que en los países más desarrollados el sistema fiscal juega un papel clave en la reducción de las brechas de desigualdad.

Los impuestos, las transferencias en efectivo y las contribuciones a la seguridad social son herramientas que fortalecen la cohesión social; en México, el efecto redistributivo del sistema fiscal es prácticamente nulo, indica.

Una reforma fiscal no sería justa si no se emprende una revisión a fondo del gasto. Debemos asegurarnos de que nuestro país cuente con un gasto público eficaz que promueva la equidad, evite los subejercicios y mejore la transparencia en los tres órdenes de gobierno , expone el virtual ganador de la contienda presidencial.

mauricio.rubi@eleconomista.mx