Más de 100 millones de dólares son las pérdidas que registra Petróleos Mexicanos al año por el robo de combustible en la zona norte del país, comentó el director de Pemex, Juan José Suárez Copel.

Dijo que la situación que priva sobre todo en la Cuenca de Burgos es delicada pues grupos criminales están acechando al personal de la paraestatal, afectando a todos, incluso se ha intensificado el robo de combustible en la zona.

Sostuvo que se ha pedido el apoyo de las autoridades pero siempre existe el riesgo pues se opera en mayor o menor medida de manera normal pero se tiene problemas en el acceso y es que la operación es en terrenos abandonados, de brecha, de difícil acceso.

En entrevista con Radio Fórmula, el funcionario reiteró que hay bandas organizadazas que acechan la zona de Burgos, por lo que se han destinado recursos para intensificar la seguridad de los pozos petrolera.

Ello con el fin de impedir que siga el robo en la zona en donde existen más de 10 mil kilómetros de ductos y alrededor de 3,500 pozos petroleros además de los oleoductos y poliductos.

Suárez Copel comentó que se tiene demandadas a varias empresas estadounidenses debido a que comprar el combustible robado, sobre todo de condensados que son líquidos que se producen con el gas en la zona de Burgos y este robos se hace a través de estas bandas que cruzan la frontera.

Mencionó existen ya denuncias y se está en espera de las investigaciones de las autoridades judiciales sobre el secustro de los cinco trabajadores de Pemex y uno de una empresas de servicio que le brinda a la paraestatal quienes desaparecieron el 20 de abril.

/doch