Morena en la Cámara de Diputados promovió una iniciativa para reducir de 500 a 400 los legisladores de San Lázaro, como parte de su plan de austeridad; las 100 curules a eliminar serían plurinominales.

El proyecto fundamenta que con las reformas a los artículos 52 y 55 se establecería que la Cámara de Diputados estaría integrada por 300 diputados electos según el principio de votación de mayoría relativa y 100 serían elegidos según el principio de representación proporcional.

Además, los aspirantes a una curul en la Cámara de Diputados tendrían que haber desempeñado, cuando menos en una ocasión, un cargo público de elección popular ya sea a nivel municipal, estatal o federal.

En la exposición del proyecto, el diputado de Morena, Juan Martínez Flores, explica que la disminución de diputados plurinominales no afectaría la pluralidad del Congreso, sino que daría un mayor peso a la representación popular.

“La disminución de legisladores permitirá mejores entornos de negociación y, por tanto, facilitará alcanzar acuerdos y constituir mayorías parlamentarias, que adicionalmente dotarán de legitimidad a las reformas aprobadas en el Poder Legislativo. Un mayor número de legisladores retrasa la toma de decisiones y limita los consensos entre las diferentes fuerzas políticas”, expresó el legislador.

Aseguró que la reducción de legisladores en San Lázaro implicaría la disminución de costos en la Cámara, ya que la dieta de cada legislador se integra por prestaciones, gastos de representación, personal a su cargo, entre otras.

En la iniciativa se puntualiza que a partir del 2001 el presupuesto ha crecido en poco más de 70% para ambas cámaras, de tal manera que el financiamiento considerado para el Poder Legislativo en el 2017 ascendió a 14,447 millones de pesos, de los cuales 7,629 millones se asignaron a la Cámara de Diputados, 4,541 millones al Senado de la República y 2,275 millones a la Auditoría superior de la Federación.

“En el 2018, el Poder Legislativo ejerce un presupuesto de 15,574 millones de pesos. De esos recursos, a la Cámara de Diputados corresponden 8,439 millones de pesos; al Senado de la República, 4,905 millones, y a la Auditoría Superior de la Federación, 2,230 millones”.