El coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, anticipó que el trabajo a desarrollar durante el siguiente periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión será complejo por el cúmulo de temas pendientes a desahogar.

En el arranque de la reunión plenaria de la diputación federal priísta para aprobar la agenda legislativa a promover entre el 1 de febrero y el 30 de abril, explicó que se dispondrá de 30 sesiones para concretar cambios a aproximadamente entre 80 y 85 leyes secundarias, entre otras, las que habrán de reglamentar las reformas constitucionales en materia de telecomunicaciones, energía y política. Ello, sin contar las enmiendas que forman parte del rezago legislativo.

Son 50 dictámenes, más las iniciativas que envíe el Ejecutivo en materia político-electoral, de competencia (económica), telecomunicaciones, energética, más el desahogo del Código Nacional de Procedimientos Penales y algunas otras más. (Eso) habla por sí mismo de la complejidad en la que (en) este periodo ordinario habremos de desarrollar de nuestro trabajo .

A decir del sonorense, las reformas secundarias en materia energética deben dar a México el impulso para tener una verdadera locomotora del crecimiento económico.

Durante su participación, César Camacho Quiroz, presidente nacional del PRI, hizo un reconocimiento del trabajo realizado y que, en el caso de la reforma energética, aseguró, permitió romper ataduras y desvanecer mitos.

En su oportunidad, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, consideró muy importante enviar el mensaje a los mexicanos de que el 2013 fue un gran año, pero que el 2014 tiene que ser el de la consolidación, a través de la concreción de las leyes reglamentarias que permitan, después de su instrumentación, que los beneficios lleguen a los bolsillos.

Por su parte, Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores del tricolor, destacó los logros legislativos en materia de reformas constitucionales, pero advirtió que este mismo año debe haber resultados concretos para la ciudadanía.

Nadie quiere ver a un México pobre, un México en violencia, nadie quiere ver un México dividido y nosotros en el Congreso tendremos enormes responsabilidades en este periodo ordinario de satisfacer esas demandas .

El compromiso debe ser que todo lo que se apruebe antes del 30 de abril, concluyó, tenga el objetivo de mejorar la calidad de vida de los mexicanos.

[email protected]